En su obra, Romero aborda "la obsesión del rey por que los españoles no sean juancarlistas, felipistas o leonorcistas, en su momento, sino que valoren la institución monárquica porque la consideren útil", tal como señala al tiempo que se refiere a la situación "complicada" por las circunstancias políticas y por el "poco apego de los jóvenes hacia la monarquía".

"Si en mi primer libro, 'Final de partida', el protagonista absoluto fue Juan Carlos I, el anciano rey atrapado en una tormenta perfecta de la que sólo puede salir mediante la abdicación, 'El Rey ante el espejo' es un viaje de vuelta con un sabor menos agrio: hay esperanza en el primer esbozo de Felipe VI a pesar de las múltiples dificultades a las que se enfrenta", ha afirmado la autora en declaraciones recogidas por Europa Press.

Tras lograr la publicación de ocho ediciones de 'Final de partida', 'El rey ante el espejo', ya se ha colocado en los primeros puestos de las listas de los libros más vendidos de No Ficción.

A su juicio, cuatro han sido los retos para Felipe VI en estos cuarenta meses: "salvar el trono que heredó de su padre, romper con su hermana más querida, funcionar diez meses sin Gobierno y hacer frente al peligro de la desintegración de España".

A su juicio, en España hay "falta de balance" en este tipo de libros, que "o hacen a todos buenos o a todos malos", mientras ella ha buscado "el equilibrio". "El objetivo no es más que el de mostrar aquello que las cámaras de televisión no nos muestran, pero sin intención ni de encumbrar ni de destruir a nadie", ha subrayado.

La autora hace hincapié en las diferencias entre Felipe VI y don Juan Carlos I, a las que se refiere como un "juego de espejos" entre padre e hijo.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.