Oriol Junqueras y Lluís Salvadó
Imagen de archivo del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y su entonces 'número dos', Lluís Salvadó. EUROPA PRESS

La presión para que dimita el ex número dos de Junqueras, Lluís Salvadó, por los comentarios machistas realizados durante una conversación telefónica intervenida por orden judicial, no ha cesado de aumentar, incluso desde sus propias filas. Desde el delegado del Gobierno en Cataluña, hasta formaciones como la CUP, el PSC, o la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, rechazaron de plano sus palabras y exigieron la inmediata dimisión del dirigente de ERC.

"Esta actitud machista y racista de Salvadó es doblemente impropia viniendo de un representante político, contradice los valores y principios ideológicos de ERC como partido feminista, y borra y enmascara el trabajo hecho en materia de igualdad", sostienen las juventudes de ERC en un comunicado en el que reclamaron "la dimisión de sus cargos" de Salvadó. El exsecretario de Hacienda de la Generalitat es actualmente secretario general adjunto de ERC y diputado en el Parlamento catalán. También la propia secretaria general de ERC, Marta Rovira, tildó de "inapropiadas" las palabras de Salvadó y dejó claro que "no se corresponden con el ideario de Esquerra", aunque no pidió expresamente su dimisión.

Este sábado, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha considerado que Salvadó "debería renunciar a sus responsabilidades" por sus comentarios y ha indicado: "Nos extraña que su partido no se lo pida". 

Previamente, en la inauguración de la escuela socialista de formadores, el dirigente socialista, sin hacer referencia a las palabras de Salvadó, ha afirmado que "no son aceptables de ninguna de las maneras expresiones que denigren y perpetúen las desigualdades de las mujeres". "Hace unos años, determinados chistes tenían un pase", ha argumentado Iceta, que sin embargo ha indicado que hoy "el nivel de civismo y exigencia ha aumentado", por lo que es necesario "combatir sin cuartel" contra "planteamientos y expresiones que en el fondo legitiman la desigualdad".

Por su parte, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, invitó a Lluís Salvadó a "reflexionar muy seriamente" sobre si debe seguir ocupando su escaño.

En este sentido, Millo afirmó este viernes que le "sorprenden muchísimo" y le resultan "escalofriantes" las palabras de Salvadó, que en su conversación, que fue intervenida el pasado mes de julio por orden del juez que investiga los preparativos del referéndum, comenta con Josep Caparrós, alcalde de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), los problemas del Govern para designar a una consellera de Enseñanza y ambos acaban bromeando sobre lo difícil que es encontrar a mujeres que ocupen puestos de responsabilidad.

La conversación de Salvadó

"Buscan en el mercado de invierno a una rumana independiente para hacerla consellera de Educación", afirma Salvadó a su interlocutor, que bromea: "¿La mujer de Puigdemont no es rumana? Supongo que ella se pondrá", según la conversación intervenida.

"Están buscando una rumana, la mujer de Puigdemont o una brasileña, que son resultonas", prosigue Salvadó, que también se mofa de que esa misma mañana en el Govern se había planteado "repescar a Rigau", en referencia a la exconsellera de Enseñanza en el Gobierno de Artur Mas y condenada por inhabilitación por su papel en el 9-N.

El exsecretario de Hacienda apunta en su conversación con Caparrós "es que encontrar mujeres....", insinuación que su interlocutor remata: "Encontrar mujeres es misión imposible, es más fácil inaugurar un auditorio que encontrar mujeres".

"Porque mira, coges a la que tiene las tetas más grandes y ya está, se lo das y te quedas tan ancho", apostilla Salvadó a Caparrós, mientras ambos prorrumpen en carcajadas.

Esta conversación tuvo lugar el pasado mes de julio, cuando dimitió de consellera de Enseñanza Meritxell Ruiz, quien fue relevada en el cargo por Clara Ponsatí, que forma parte del grupo de consellers que decidió marcharse a Bruselas tras el 27-S junto al expresidente catalán Carles Puigdemont.

Expresiones "machistas, misóginas y xenófobas", según la CUP

También la CUP pidió "la inmediata dimisión" del diputado de ERC Lluís Salvadó por expresarse "de forma claramente machista, misógina y xenófoba", indicó la formación anticapitalista en un comunicado.

Aunque la CUP afirma ser "plenamente consciente del uso interesado por parte del Estado español de las palabras de Salvadó", advierte de que "no podemos tolerar comentarios de este tipo". "De la misma forma que decimos que para construir una república para las clases populares hacen falta acciones y decisiones políticas en clave social, para construir una república feminista también son necesarias acciones y decisiones tomadas en consecuencia", argumenta la CUP.

Colau: "Nadie que hable así puede ocupar un cargo"

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (Catalunya en Comú), ha afirmado que "nadie que hable así puede ocupar un cargo público". En su cuenta de Twitter, la regidora ha aseverado que "aunque sea una filtración con intención política", la conversación es "real y repugnante".

PSC: "No está facultado para representar a la sociedad"

Desde el PSC, la diputada en el Parlament Beatriz Silva destacó que Salvadó "debe reflexionar sobre si sus opiniones sobre las mujeres le permiten seguir representando a la ciudadanía".

"No hay que pedirle la renuncia, él mismo debe reconocer que, tras conocerse su consideración hacia las mujeres, no está facultado para representar al conjunto de la sociedad" como diputado en el Parlament, pues ese tipo de afirmaciones ensucian su cargo, defendió Silva en un comunicado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.