Carmen Castreño, Juan Espadas y Felipe Castro, durante la presentación
Carmen Castreño, Juan Espadas y Felipe Castro, durante la presentación EUROPA PRESS

El alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, ha presenta este viernes el proyecto básico ya finalizado de Sevilla Futura, la actuación de rehabilitación de las Naves de Renfe de San Jerónimo que convertirán este espacio en un centro de innovación abierta, un referente en la materia con el apoyo de empresas como Cisco, Airbus o Telefónica. Las obras arrancarán a finales de año, con una duración de 20 meses y un presupuesto que ronda los 4,5 millones de euros.

Junto a la concejal delegada de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales, Carmen Castreño (PSOE), y el gerente de la Empresa Municipal de la Vivienda de Sevilla (Emvisesa), Felipe Castro, Espadas ha dicho que este espacio era "un vacío urbano, sin uso ni proyecto viable, un lugar peligroso que generaba problemas, un auténtico muerto en una zona de centralidad", mientras que ahora "servirá para poner el barrio en el mapa y ser referencia para otras ciudades".

Tendrá el proyecto "de innovación tecnológica más potente de Sevilla" como "pieza clave para regenerar la zona, augura Espadas, que explica que se han visitado instalaciones punteras similares en ciudades de Francia y Alemania o en San Francisco, analizando "elementos punteros de innovación y la línea en la que Sevilla podría especializarse".

Así, el proyecto hecho íntegramente por personal de Emvisesa para estas naves tiene en cuenta los 4.800 metros cuadrados de esta parcela de más de dos hectáreas. Con él, se consolidará la estructura del edificio, se restaurará por completo para albergar las instalaciones de Sevilla Futura y se instalarán los módulos prefabricados previstos, además de establecer un sistema de autoconsumo energético.

Mientras que la nave este quedará abierta para uso vecinal, la actividad se centrará en esta primera fase en la nave oeste, que está edificada en su totalidad, de 1.800 metros cuadrados. En su interior, se realizará una edificación de 1.600 metros cuadrados en tres plantas a base de módulos prefabricados con madera y policarbonato, respetando el exterior del inmueble, con grado de protección C.

Su configuración, caracterizada por su flexibilidad, tendrá en la planta baja 304 metros cuadrados de despachos, almacenes y una sala de exposiciones; la primera planta contendrá 740 metros cuadrados de espacio para empresas emergentes y un centro de formación, mientras que la tercera, de 621 metros cuadrados, albergará una cafetería con vistas al río en la cubierta, despachos y salas de exposiciones y demostrativas, tal como ha detallado Castro.

La financiación proviene principalmente de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi), con el que Sevilla dispone de 15 millones para actuaciones en San Jerónimo y Norte principalmente, unos fondos europeos de los que 2,5 millones irán a esta actuación en las Naves de Renfe.

También, se cuenta con otros dos millones para eficiencia energética, financiados en un 20 por ciento por el Ayuntamiento y en un 80 por ciento por la Agencia Andaluza de la Energía a través de una convocatoria de fondos europeos. Con esta inversión, se retirará el techo de fibrocemento existente, se repararán las cerchas abovedadas y se colocará una cubierta de placas solares, por 904.000 euros, mientras que 1,1 millones serán para un sistema de climatización autosuficiente, basado en geotermia y agua.

LOS PROYECTOS ARRANCAN YA EN EL CREA

En este marco, Espadas apuesta por conectar el Parque Científico y Tecnológico de Cartuja con estas nuevas instalaciones, pero también el Edificio Crea, donde irá arrancando ya el embrión de los proyectos a instalar en Sevilla Futura, que se trasladarán en cuanto termine la rehabilitación del espacio. Aunque ya se trabaja en la limpieza de las naves, el proyecto será licitado en verano, comenzando la obra a final de año y con un plazo de ejecución de 20 meses.

De su lado, Castreño ha destacado que se trata de un proyecto "singular" que permitirá un aprovechamiento del espacio "que se sale de lo común" y que incorpora un alto grado de flexibilidad para "ir adaptándose a todas las necesidades que vayan surgiendo".

"Cuando vas recorriendo la ciudad junto al río y encuentras las Naves de Renfe, parece que acaba la ciudad y que empieza el campo, pero no es así porque detrás hay una parte importante de la ciudad", recalca.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.