Asimismo, ha mostrado su rechazo ante "todo tipo de obra turística o residencial que se pueda redefinir en otros proyectos futuros alterando su concepto y destruyendo este paraje natural de gran valor ecológico y paisajístico".

Prou ha exigido que no se legalice ninguna de las obras que se ejecutan actualmente, aunque puedan repararse las irregularidades detectadas, y ha pedido la recalificación del suelo urbano que, según parece, ocuparía esta urbanización, devolviendo los terrenos a su estado natural antes de la construcción del 'Club Vista Bahía Hotel'.

La entidad ha explicado que, aunque las obras que "arrasan" este paraje puedan tener permiso municipal, presentan irregularidades, por lo que se exige la suspensión de las licencias.

Entre dichas irregularidades, han destacado el exceso de edificación que sobrepasa las "supuestas" reformas de edificios derruidos y ya inexistentes, la falta de un proyecto de edificación o el incumplimiento del proyecto básico aprobado por el Ayuntamiento, entre otras cosas.

Asimismo, han criticado el "incumplimiento flagrante" de la ley básica estatal sobre protección del paisaje con movimientos de tierra que han provocado la desaparición del perfil natural del terreno.

PROU ha añadido que Sant Joan "debe seguir teniendo el carácter de ser el municipio mejor conservado de Ibiza, a pesar de los destrozos hechos hace años en zonas turísticas".

Así, han rechazado cualquier nueva intervención que consuma terreno, altere la vida de turistas familiares y residentes y ponga en peligro la buena calidad de vida.

La plataforma ha rechazado, por tanto, el alquiler turístico de viviendas en zonas urbanas y rústicas, discotecas de playa o en rústico, y ha reconocido que vería "bien" que para conservar este 'status' se tuvieran que conceder indemnizaciones a quien pueda tener derecho a pedirlas, para evitar agravios comparativos con otras zonas de Ibiza y supuestos perjuicios a los habitantes de Sant Joan.