En un comunicado, ha indicado que el escrito del ecónomo diocesano del día 19 de enero, notificado a la citada hermandad el día 9 de febrero, "no supone un requerimiento, sino simplemente una comunicación" informando del coste aproximado de las obras de este templo gótico mudéjar, una vez cercana a su finalización.

Recuerda que esta cofradía ya viene colaborando "desde hace años" económicamente en la restauración del templo, donde se ubican las capillas que esta corporación posee y cuya titularidad tiene "acreditada". En consecuencia, afirma que seguirá haciéndolo "manteniendo el sentido de eclesialidad que nos ha caracterizado a lo largo de los siglos de nuestra existencia".

Además, incide en que no se verá afectada "la vida de esta hermandad", ni el cumplimiento de sus fines como "asociación pública de fieles" de la Archidiócesis de Sevilla, a la par que seguirá manteniendo sus aportaciones a su comunidad parroquial de San Román y Santa Catalina, Fondo Común Diocesano, Seminario Diocesano y, sobre todo, a sus obras asistenciales, en especial al economato de la Fundación Casco Antiguo, de la cual es fundador y patrono.

Por último, subraya que de todo ello se dará cuenta a los hermanos de esta archicofradía de acuerdo a lo establecido en sus reglas, en la que se incluye el Cabildo General una vez que se vaya concretando la información que se vaya recibiendo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.