Fresas
Fresas EUROPA PRESS/Archivo

En un comunicado, UPA ha precisado que el sector, a nivel nacional, se debe en cambio conseguir que las grandes superficies "no banalicen estos productos, vendiendo por debajo de costes de producción, o utilizándolos como productos gancho-reclamo e incluso regalándolos".

Según señalan desde la entidad agrícola, la superficie de fresa ha tendido a recuperarse en estas dos últimas campañas, mientras que las de frambuesa y arándano han crecido de manera muy notable en las últimas siete. De hecho, actualmente se siembran 6.500 hectáreas de fresa, 2.400 de frambuesa, 3.400 de arándano y más de 200 de mora.

Por estos datos, la fresa y resto de frutos rojos, según indican desde UPA Andalucía, "aportan ya más de la mitad del valor de la producción de la rama agraria de la provincia de Huelva, con importes de 410 millones de valor de la producción en fresa y de 360 millones en resto de frutos rojos".

La oferta andaluza de estos productos se encuentra muy concentrada en grandes empresas cooperativas, siendo la inversión del sector en I+D muy alta, y cada año surgen variedades nuevas que se adaptan mejor a las exigencias del mercado internacional, han asegurado desde UPA Andalucía, resaltando la apuesta y el trabajo con variedades autóctonas, como son Rociera y Rábida, que evita que "la dependencia de países como Estados Unidos y Francia".

La fresa es un cultivo estacional siendo la época de máxima producción en los meses centrales de la campaña, aunque en los últimos años se tiende a adelantar el inicio de la recolección implantando variedades tempranas, ya que es al comienzo de la campaña cuando los precios suelen ser más altos.

En la campaña anterior el momento álgido de la producción se alcanzó a finales de marzo, ya que en abril comenzó el descenso, algo prematuro, que estuvo "motivado en gran medida por la retirada del cultivo en algunas parcelas, que priorizaron el uso de la mano de obra en la recolección de otros frutos rojos más rentables".

En cuanto a la frambuesa, se ha producido un gran avance de variedades remontantes -dos periodos productivos-, coexistiendo con las variedades no remontantes -un solo periodo productivo-, permitiendo producir esta fruta durante la mayor parte del año.

No obstante, en la anterior campaña, el 65 por ciento de la producción comercializada de frambuesa se concentró en los meses de marzo, abril y mayo, ya que es la época en que coincide la recolección de todas las variedades de frambuesa.

Por tanto, la temporada álgida de la campaña de recolección de la frambuesa viene a coincidir con la de la fresa. No obstante, en esta anterior campaña la intensidad del mes de abril en la fresa descendió para dar paso a la frambuesa, que ha alcanzado su máximo productivo en ese mes y el sector necesitó dedicarle más recursos.

La temporada habitual del arándano se sitúa entre marzo y junio, siendo las producciones de abril y mayo las más cuantiosas, aunque en la anterior campaña 2017 se acentuó la importancia del mes de mayo. De hecho, destacan desde UPA, "el desarrollo de la anterior puso de manifiesto el gran esfuerzo de planificación llevado a cabo por el sector, que ha conseguido adelantar a marzo el máximo volumen de comercialización para la fresa, para dar paso en abril a la frambuesa y por último, en mayo el arándano tomó el relevo".

De esta manera se consiguió distribuir los recursos entre los diferentes frutos rojos, con el fin de obtener un mayor beneficio para el conjunto del sector.

PRECIOS MEDIOS

Desde UPA Andalucía han señalado también que los bajos precios medios en origen alcanzados por la fresa en las campañas 2012/13 y 2013/14 desmotivaron su cultivo y el sector procedió a reducir la superficie plantada y a incrementar la de otros frutos rojos.

En las tres campañas posteriores el precio medio se ha recuperado, y de hecho, en la campaña 2016/17 se alcanzó un precio medio de 1,18 euros el kilo que convirtió a la fresa nuevamente en un cultivo rentable al alcanzar el segundo mejor precio de las campañas con datos fiables. En la actual campaña los precios iniciales del mes de diciembre no han sido muy halagüeños, aunque parecen tender a la normalidad a partir de las navidades.

Sin embargo, UPA ha remarcado que la rentabilidad proporcionada por la frambuesa ha impulsado su expansión a pesar del descenso en las cotizaciones en los últimos dos años.

El precio medio del periodo comprendido entre septiembre a noviembre de 2017 ha bajado un 13 por ciento con respecto al precio medio del mismo trimestre de 2016 y un 13,7 por ciento respecto al mismo trimestre de 2015. El precio medio ponderado de toda la anterior campaña 2016/17 fue 5,24 euros por kilo, casi un siete por ciento inferior al precio medio de la campaña 2015/16, destacando que el descenso del precio medio vino a ser inversamente proporcional al aumento de producción comercializada.

Por otro lado, con respecto al arándano, la organización ha indicado que en la campaña 2017 se produjo un gran volumen de oferta que hizo que los precios cayeran bastante por debajo de los del año anterior, hasta los 3,47 euros por kilo, un 25,8 por ciento inferior al precio medio de la campaña anterior.

En el apartado de empleo, han destacado que el sector genera en la provincia de Huelva más de 115.000 contratos, con alrededor de 97.000 personas empleadas y más de seis millones de peonadas. A esto hay que sumar la importancia social y económica que tiene derivada del empleo indirecto que genera a través de la industria auxiliar: transporte, envases, palets y otros insumos.

Por último, desde UPA Andalucía han manifestado su solidaridad con los agricultores y agricultoras de la provincia onubense, que en estos momentos están atravesando un mal momento debido a los tornados que han causado daños en el cultivo.

Consulta aquí más noticias de Huelva.