Monasterio de San Isidoro del Campo en Santiponce (Sevilla)
Monasterio de San Isidoro del Campo en Santiponce (Sevilla) EUROPA PRESS - Archivo

Dicho documento ha sido elaborado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) y comprende las "directrices" a seguir para "la recuperación formal de la zona expoliada", merced a las recomendaciones y pautas aprobadas en la Conferencia Internacional sobre Conservación "Cracovia 2000", el Congreso sobre la autenticidad de Nara (Japón) de 1994 y el Documento de Pavía (Italia) de 1997.

A tal efecto, recordemos que un estudio realizado por la Asociación de Amigos de la Cerámica Niculoso Pisano acerca del conocido expolio de 2016 reflejaba que el citado robo se saldó con la sustracción de 392 piezas de azulejo, cenefas y rodapiés con un peso aproximado de 240 kilogramos si se tiene en cuenta el mortero adosado a los materiales. En concreto, y siempre según dicho estudio recogido por Europa Press, desaparecieron 300 azulejos, 65 cenefas y 27 piezas de rodapiés, mediante una actuación "perpetrado por profesionales".

En cualquier caso, las directrices de actuación marcadas por el IAPH para la reposición de los paños de azulejo estipulan que "para evitar una falsa reconstrucción mediante la colocación de piezas a imitación de las expoliadas", es necesario tener en cuenta "el criterio de la intervención de los años 90 del pasado siglo, que estuvo fundamentada en la recuperación de la geometría básica perdida mediante trazos incisos en el mortero que ayudaban a delimitar cada área decorativa".

Para el caso de la "reintegración volumétrica del paño expoliado", ahora se aconseja el uso de morteros tradicionales de cal y arena para, seguidamente, "recuperar la geometría de los espacios, paneles, cenefas y cuadrículas de azulejos". Se estima que esta intervención, así, "permitirá garantizar la estabilidad y conservación en el tiempo de la zona dañada".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.