El consejero ha destacado en el Pleno de la Cámara que la nueva pasarela supone una conexión segura para la movilidad sostenible entre Sevilla y el Aljarafe que beneficia a cerca de un millón de personas que habitan en la capital y en esta comarca. A su juicio, "se trata de una de las infraestructuras más relevantes de la red ciclista construida por la Junta de Andalucía en el área metropolitana de la ciudad, en el marco del Plan Andaluz de la Bicicleta".

López ha señalado que "con esta estructura se está facilitando el incremento del tránsito no motorizado entre la capital, que posee una población superior a los 700.000 habitantes, y el Aljarafe, que cuenta con 300.000" y ha destacado "la magnífica solución funcional y estética de la infraestructura para librar el paso sobre la SE-30".

Esta pasarela, con una longitud de 240 metros y fabricada en un taller de la localidad sevillana de Utrera, permite enlazar el trazado existente del carril bici del puente metálico de San Juan de Aznalfarache con la red ciclista de Sevilla, dando respuesta así a la demanda planteada por colectivos ciclistas y por la ciudadanía delos municipios del Aljarafe que se desplazan a Sevilla a través de medios no motorizados y que verá en la pasarela una solución segura para atravesar los ramales de la autovía SE-30.

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha destacado la implicación de los ayuntamientos de Sevilla, San Juan de Aznalfarache, Gelves y Mairena del Aljarafe, que junto a los colectivos ciclistas y vecinales venían demandando esta infraestructura necesaria que ya está al servicio de la ciudadanía.

La estructura consta de un vano central que salva la ronda de circunvalación, cuatro pilas y dos estribos, que sustentan un puente metálico compuesto por tres tramos independientes que han sido transportados a la zona de obra dividida en ocho dovelas para ser allí ensambladas y elevadas a su posición definitiva, trabajos que sedesarrollaron durante el verano para afectar al mínimo a la densa circulación de la SE-30.

A ambos lados del puente metálico se han construido dos rampas de acceso de hormigón armado de un ocho por ciento máximo de pendiente para facilitar la accesibilidad a ciclistas y personas con movilidad reducida. Estas estructuras tienen un trazado en curva para salvar la complejidad que supone encajar la infraestructura en el espaciodisponible, adecuándose así a los requisitos de alzado (5,5 metros sobre la SE-30) acordados con el Ministerio de Fomento. También cuenta con barandillas para garantizar la seguridad de los peatones.

La pasarela ciclopeatonal sobre la SE-30 es una conexión necesaria para mejorar la movilidad sostenible entre Sevilla y su área metropolitana, especialmente para los desplazamientos no motorizados y seguros entre la capital y los municipios de San Juan de Aznalfarache y Mairena.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.