Según ha explicado la Guardia Civil en una nota, los agentes se trasladaron a la zona de Benaharás al ser informados de que al menos cinco personas habían quedado atrapadas en el interior de dos vehículos, por lo que era necesaria su intervención urgente al correr el riesgo de que fuesen arrastrados por las aguas.

Una vez en el lugar, y comprobando que el agua estaba a punto de invadir los habitáculos de los coches, se adentraron a pie en el cauce y auxiliaron a sus ocupantes, uno de ellos un bebé, que tuvieron que ser rescatados a través de las ventanillas.

Finalmente, las cinco personas, que presentaban buen estado de salud y que no tuvieron que ser atendidas por los servicios médicos, fueron desplazadas en vehículo oficial hasta sus domicilios.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.