Protesta contra las armas en Florida
Manifestantes protestan ante el Congreso de Florida en Tallahassee, exigiendo un mayor control de las armas. EFE

El Senado de Florida aprobó este lunes una ley de seguridad escolar que eleva a 21 años la edad mínima legal para comprar fusiles en el estado y restringe el número de profesores que podrán acudir armados a los centros educativos.

La medida, que también recoge la creación de nuevos programas de salud mental en los colegios e institutos, fue aprobada con 20 votos a favor y 18 en contra, según recoge el diario local USA Today.

Un gran número de senadores republicanos rechazó la idea de aumentar la edad mínima para hacerse con dichas armas y se hopuso al establecimiento de un periodo de tres días de espera antes de poder adquirir un rifle.

Los demócratas, por su parte, denunciaron que la ley no provocará un cambio significativo dado que no incluye una prohibición total de la venta de rifles y permite la compra de grandes cantidades de munición.

El Senado, que ha enmendado así una ley que buscaba armar a todos los profesores de las escuelas, ha indicado que los maestros tendrán que someterse a un programa antes de poder portar armas en sus respectivos lugares de trabajo.

La normativa, que queda ahora en manos de la Cámara de Representantes, fue aprobada tres semanas después de que 17 personas murieran a manos de un joven de 19 años, en un tiroteo registrado en un instituto de la localidad de Parkland, en Florida.

Tras la masacre, el presidente del país, Donald Trump, propuso armar a los profesores en un intento por frenar este tipo de ataques y aseguró que una escuela sin armas es una diana para "la gente malvada".

La decisión del Senado de Florida —que busca en parte contentar a la mayoría de progenitores— supone un duro revés para la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que se ha opuesto a aumentar las restricciones. El gobernador del estado, el republicano Rick Scott, también se había mostrado contrario a armar a los profesores.