Reparto de medicinas en Guta Oriental, Siria
Voluntarios de la Media Luna Roja Siria distribuyen medicinas en Duma, Siria, después de la entrada de un convoy humanitario en Guta Oriental. SARC / EFE

El convoy humanitario que entró este lunes en Guta Oriental tuvo finalmente que retirarse debido al impacto de obuses sin haber podido entregar todo su cargamento, según han informado las organizaciones humanitarias implicadas.

"Con todo el pesar de nuestro corazón nuestro equipo tiene que salir de Guta Oriental", explicó el portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja para Siria, Pawel Krzysiek, a través de su cuenta en Twitter.

"Las personas que hemos encontrado aquí han pasado por cosas inimaginables. Se veían exhaustos. Y la ayuda que hemos entregado no es suficiente. Haremos todo lo posible para volver con más comida, con más suministros", agregó Krzysiek.

El representante para Siria del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Sajjad Malik, confirmó que el convoy salió de Guta Oriental nueve horas después de su entrada. "Hemos entregado todo lo que hemos podido entre los obuses. Los civiles están atrapados en una trágica situación", indicó Malik en Twitter.

La caravana de 46 camiones entró este lunes en el principal feudo opositor de las afueras de Damasco, en el que era el primer cargamento que alcanzaba la zona desde que las fuerzas gubernamentales sirias iniciaran un ofensiva en febrero.

La portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el país, Ingy Sedky, explicó que los vehículos se dirigieron a Duma, la mayor ciudad de Guta Oriental, con 5.500 bolsas de comida y de harina, suficientes para 27.500 personas, así como suministros sanitarios, como material quirúrgico y para atender a quemados, entre otros. El convoy estaba organizado por el CICR, la Media Luna Roja Siria y la ONU.

Suministros requisados

Desde el 18 de febrero, Guta Oriental es blanco de los ataques de la aviación siria y de la rusa, así como de la artillería gubernamental, que han causado 739 muertos, de acuerdo al último recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización no oficial con sede en Londres, fuente sobre el terreno y considerada cercana a la oposición.

La Oficina de Coordinación Humanitaria de la ONU (OCHA) en Siria reveló este domingo en un comunicado que tenía autorización para repartir asistencia a un total de 70.000 personas en la región y garantías de que, después de este lunes, podría acceder de nuevo el 8 de marzo

No obstante, desde Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) denunció que las autoridades sirias retiraron el 70% de los suministros médicos del convoy. El portavoz del organismo, Tarik Jasarevic, aseguró que "todos" los suministros quirúrgicos de trauma, diálisis e insulina fueron rechazados.

Siguen los ataques

En paralelo, la fuerzas gubernamentales prosiguieron con su ofensiva en Guta Oriental, pese a la entrada de la asistencia. Medios de comunicación oficiales y el Observatorio destacaron que el ejército y sus aliados continuaron con sus operaciones en el frente este de la región, donde intentan avanzar frente a facciones islamistas y rebeldes.

El Observatorio indicó que las fuerzas gubernamentales tratan de adentrarse en Guta Oriental y alcanzar el edificio de la Administración de Vehículos, ubicado en el triángulo que conforman las poblaciones de Harasta, Madira y Arbín. En ese inmueble hay efectivos gubernamentales cercados por grupos armados insurgentes e islámicos.

Si las autoridades recuperan el dominio de Mesraba, Guta Oriental quedará divida en dos secciones: una en el norte, que abarcará Duma, Harasta y las granjas de Rihan; y otra en el sur, que englobará las poblaciones de Arbín, Zamalka, Hamuriya, Saqba, Kafr Batna, Ain Tarma, Mohamediya y Al Iftirís.

Desde el inicio de la incursión terrestre en Guta Oriental el pasado 25 de febrero, las autoridades sirias y sus aliados han retomado el 40% de su superficie, informó este lunes la televisión estatal.