En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía solicita para el acusado una multa de 180 euros por la falta de hurto y la indemnización a la perjudicada por las lesiones de 140 euros y por el daño moral de 3.000 euros, así como la libertad vigilada durante seis años para el procesado, prohibiendo el acercamiento de éste a la víctima a una distancia inferior a 300 metros y de comunicarse con ella. Por último, pide que el acusado realice cursos formativos de educación sexual.

Según el escrito, el acusado, mayor de edad y sin antecedentes penales, el 14 de junio de 2015 se encontraba en un pub de la calle Betis de Sevilla junto a un amigo suyo, menor de edad, contra quien no se sigue la presente causa. En el local, contactaron con una mujer de nacionalidad inglesa y con poco dominio del castellano, saliendo posteriormente los tres del pub.

"Fueron caminando por diferentes calles de Sevilla hasta llegar a la calle Torneo, junto al río Guadalquivir, en la acera de enfrente a la que se encuentra una gasolinera, y una vez allí, en un recoveco donde difícilmente podían ser vistos, el acusado y el menor conminaron a la víctima a desnudarse y mantener relaciones sexuales contra su voluntad", expone el fiscal.

Tras lo anterior, según continúa el escrito de conclusiones provisionales, el menor, "de acuerdo con el acusado, lanzó la ropa de la mujer lejos de donde ella estaba, para aprovechar que, mientras ella iba a recogerla, dejara su bolso sin vigilancia, tomándolo para huir seguidamente de lugar".

Consecuencia de todo lo anterior, la víctima sufrió lesiones que requirieron primera asistencia y curaron en tres días, uno de ellos de impedimento. Durante el curso de los hechos, el acusado padecía un retraso mental leve, con alteraciones de conducta, hiperactividad y déficit de atención, así como rasgos anómalos de personalidad, de lo que estaba siendo tratado con psicofármacos, que le disminuía su capacidad intelectiva en grado leve y su capacidad volitiva en grado moderado.

Para la Fiscalía, los hechos constituyen dos delitos de agresión sexual y una falta de hurto, y de los hechos responde el acusado como autor de uno de los delitos de agresión sexual y del de hurto y como cooperador necesario del segundo delito de agresión sexual.

Por ello, el Ministerio Público, que señala que concurre la eximente incompleta, pide imponer al acusado por la primera agresión sexual seis años de prisión con internamiento en institución psiquiátrica por igual tiempo. Por la segunda agresión, tres años de prisión con internamiento en institución psiquiátrica, en ambos casos antes de la pena de prisión y compensando ésta.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.