El obispo de Huelva, José Vilaplana.
El obispo de Huelva, José Vilaplana. EUROPA PRESS - Archivo

En una entrevista concedida a Europa Press, ha destacado que el actual es "un buen momento, ya que hacía tiempo que no vivían la oportunidad de ordenar a cinco personas como sacerdotes".

A su juicio, "hacen falta sacerdotes jóvenes no solo para sustituir a los que se van jubilando, sino para poder afrontar los nuevos desafíos de la Pastoral, que requiere mucha presencia en el mundo joven, así como el conocimiento de las nuevas técnicas de comunicación, y todo lo que hagamos es poco".

La mayoría de estos seminaristas proviene de la vida parroquial, tiene una media de edad en torno a los 23 años, edad que ha descendido respecto a años anteriores por la incorporación de nuevos seminaristas de menor edad, y con estudios universitarios o ya insertos en el mundo laboral.

El profesorado del seminario está formado por sacerdotes y seglares con acreditación suficiente para impartir sus materias. Se trabaja en las cinco dimensiones que se proponen: dimensión personal, comunitaria, pastoral, espiritual e intelectual, teniendo un itinerario formativo donde se tiene en cuenta la edad del candidato y la etapa de formación en la cual se encuentra inserto.

Dentro del proceso formativo los seminaristas tienen encuentros personales con el director espiritual, además de retiros y ejercicios espirituales a lo largo del año. Los estudios están divididos en siete años donde seis son de residencia y estudio en el seminario y el último es de formación pastoral, ya fuera del seminario.

A su vez, durante la etapa del seminario realizan diferentes acciones pastorales, normalmente, en parroquias de mayor densidad de la provincia, en algunas delegaciones o secretariados diocesanos y en el Colegio Diocesano Sagrado Corazón de Jesús, con el que comparten edificio.

Consulta aquí más noticias de Huelva.