En diciembre de 2017, el coste energético medio con pellet en sus diferentes formatos era 1,30 céntimos/kWh inferior al del gasóleo C; alrededor de dos céntimos más bajo que el gas natural y un 40 por ciento más barato que el coste energético del gas propano/butano (bombona).

Mayor es aún la diferencia de precios del hueso de aceituna y la astilla de madera, que en diciembre pasado suponían hasta la tercera parte del coste de los combustibles fósiles.

Con estos datos, según el informe de Avebiom, una familia que invierte 2.000 euros en gasóleo de calefacción, ahorraría casi 450 euros si utilizara pellet (con sellos de calidad A1 y A2 de la norma ISO 17225-2) e impuestos incluidos; y sólo destinaría 780 euros a este capítulo si consumiera astilla de madera (A1 o A2, según ISO 17225-4).

Además del argumento de los precios, ha añadido el presidente de Avebiom, "la progresiva expansión de la biomasa como fuente de energía térmica se ha visto avalada en los últimos años por la mejora en la tecnificación de los equipos, que ya se pueden controlar desde el móvil, y por su carácter de energía limpia, que contribuye de manera importante a la lucha contra el cambio climático".

El sector de la biomasa genera un negocio anual de casi 4.000 millones de euros y emplea a cerca de 25.000 personas. El aprovechamiento forestal y la producción de biocombustibles explican aproximadamente el 50 por ciento del empleo, que se genera fundamentalmente en zonas rurales, donde generalmente se suele registrar un progresivo decaimiento de la actividad productiva.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.