Arenas, a la izquierda de la imagen
Arenas, a la izquierda de la imagen CS SEVILLA

Pablo Arenas ha celebrado este viernes una reunión con el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla, Javier Millán, en torno a la organización de la edición 2018 de la Semana Santa, cuya planificación incluye el cierre anticipado de los negocios hosteleros de determinados espacios del casco histórico, durante la tradicional Madrugada.

Tal aspecto está destinado a reforzar las medidas de prevención, auto protección y seguridad durante la Semana Santa sevillana, después de que la última Madrugada del Jueves al Viernes Santo estuviese marcada por estampidas y tumultos que dejaron más de cien lesionados y heridos, 17 de los cuales requirieron ingreso hospitalario.

Como consecuencia de los incidentes, fueron arrestadas más de diez personas por presuntos delitos de desórdenes públicos o contra los sentimientos religiosos, siendo tres de ellos encarcelados de modo provisional.

"CIERRE ADELANTADO" DE BARES

En concreto, el Ayuntamiento planea el "cierre adelantado" de los establecimientos hosteleros que se encuentran en zonas "conflictivas" por la importante afluencia de público, donde el horario máximo de apertura se reducirá de las 3,00 horas de la madrugada a las 01,00 horas. Esta medida, eso sí, no afectará a los establecimientos que tienen una licencia con un horario más restrictivo y que habitualmente permanecen cerrados en esa franja.

En principio, la idea es aplicar esta medida en zonas como la plaza de la Alfalfa, la calle Arfe, la avenida de los Reyes Católicos, la calle Julio César, el Paseo de Colón, la Encarnación, la Cuesta del Rosario y la plaza de la Pescadería.

Frente a ello, el presidente de la patronal sevillana de la hostelería ha expuesto a Europa Press que los empresarios de este sector están "hartos" de que se les "criminalice" y se les señale como "responsables de las avalanchas del año pasado". Arenas, en ese sentido, ha defendido que los empresarios hosteleros están "dispuestos a colaborar" en las necesarias garantías para los cortejos procesionales y el público, pero a la vez ha pedido "proporcionalidad y mesura" en las medidas.

"Queremos sentido común y no posiciones extremas", ha dicho, avisando de que el mencionado cierre anticipado es una medida "casi impuesta" que ya habría sido "decidida" como tal por el Gobierno local socialista. Esta medida, de hecho, afectaría a un total de 227 establecimientos, según ha alertado Arenas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.