El condenado por el crimen de un hotelero conoce el veredicto del jurado
El condenado por el crimen de un hotelero conoce el veredicto del jurado EUROPA PRESS - Archivo

Así, el Tribunal del Jurado de la Audiencia, presidido por el magistrado José Manuel de Paúl, en una sentencia con fecha de 22 de febrero, ha condenado al acusado, en prisión provisional por estos hechos, a once años de cárcel por un delito de homicidio, así como al pago de una indemnización de 170.000 euros a la familia de la víctima.

Asimismo, y a contar desde el día 17 de junio de 2016, le impone 15 años de prohibición de acercarse a menos de 200 metros a los padres y cuatro hermanos del fallecido, así como la de acercarse a igual distancia de sus domicilios, lugares de trabajo y cualquier otro frecuentado por ellos.

La Audiencia, además, le impone por el mismo periodo de tiempo prohibición de comunicar con los padres y hermanos de la víctima o de establecer con ellas, por cualquier medio de comunicación o medio informático o telemático, contacto escrito, verbal o visual. Contra la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Tras darse a conocer el veredicto del jurado, la fiscal, manteniendo su petición, solicitó 13 años de prisión para el joven brasileño por un delito de homicidio y el pago de 150.000 euros en concepto de responsabilidad civil para los padres de la víctima. Por su parte, la acusación particular, en base a los hechos probados por el jurado, rebajó su petición inicial de 25 años por un delito de asesinato a 15 años de cárcel y el pago de una indemnización de 140.400 euros para los padres y 81.600 euros para los cuatro hermanos de la víctima, así como la petición de prohibición de vivir en Sevilla y de alejamiento sobre la familia durante un periodo de diez años.

La defensa de T.T.M., que anunció que va a recurrir la sentencia, solicitó la pena mínima de diez años dado que, a su parecer, los hechos y circunstancias probados no acreditan la intención directa del procesado de matar a la víctima.

(((HABRÁ AMPLIACIÓN)))

Consulta aquí más noticias de Sevilla.