Nacido de la idea de que el aprendizaje del braille requiere de una completa alfabetización y de que las TIC deben formar parte de ese proceso, la ONCE ha desarrollado Braitico, una propuesta didáctica y metodológica que unifica los materiales necesarios para la enseñanza de este lenguaje.

La delegada territorial de la ONCE en La Rioja, Estefanía Mirpuri, ha acudido hoy al colegio Duquesa de la Victoria junto al consejero de Educación, Alberto Galiana, a presentar Braitico.

El 98 por ciento de los estudiantes españoles con ceguera, siguiendo los datos aportados por Mirpuri, se escolarizan en centros educativos ordinarios, siguiendo el principio de educación inclusiva.

Hasta ahora, los 7.500 alumnos con ceguera de toda España (36 en La Rioja) han aprendido sin una metodología única; algo que se ha solucionado creando un sistema "oficial e inclusivo". "Hemos conseguido homogeneizar contenidos y que los materiales sean los mismos dentro y fuera del aula", ha destacado la delegada territorial.

"La estandarización del método nos permite que el aprendizaje se produzca de una manera ágil y sencilla; y que los propios compañeros del niño puedan conocer de primera mano la utilización de esos materiales porque se integra en el devenir del aula", ha explicado.

Así, los compañeros "evidentemente no van a utilizar el sistema, porque no lo van a necesitar, ya que no tienen discapacidad visual o ceguera", ha dicho, pero el hecho de tenerlo integrado en el aula es paso más en la educación inclusiva.

Para hacer posible el aprendizaje, la ONCE cuenta con tres docentes que acuden a los centros en los que estudian estos niños. Además, uno de ellos ha participado en el Grupo de Trabajo en el Centro de Investigación de la ONCE que ha creado el sistema.

"El apoyo lo hace el propio equipo específico de la ONCE, si los profesores de los centros, además, quieren aprender el método la ONCE va a estar a su disposición", ha dicho Mirpuri.

El trabajo de alfabetización se hace por tres módulos. 'Manitas', de cero a dos años, trabaja el uso adecuado de las manos para preparar al niño para la lectura mediante la exploración y el tacto. Para ello, se usa material tridimensional.

El segundo se llama 'A punto', en el que el niño está apunto de empezar la lectura (da la casualidad, además, de que la A en braille es un punto). El tercero es 'Brilleo', que inicia el proceso de lectura en braille en primero y segundo de Primaria. Después, hay un cuarto, 'Superbraille', hasta sexto de Primaria.

El proceso es "muy divertido, muy inclusivo y anima al resto de compañeros a participar", ha explicado la docente de la ONCE Fabiola Ojeda, quien ha destacado que "ya no es algo que hacen con la maestra de la ONCE, o de Pedagogía terapéutica sino que también a sus compañeros les atrae y les aporta" y "el aprendizaje es paralelo".

ANTECEDENTES

En las últimas décadas, se había observado un descenso en el manejo y la motivación hacia el braille, a la vez que un aumento en el uso de las TIC con audio, provocando, en muchas ocasiones, una falta de alfabetización real en los alumnos, perjudicando, en algunos casos, su aprendizaje.

Tras el análisis de esta situación, la ONCE decidió, en el año 2012, formar, dentro de la Comisión Braille Española, un grupo de trabajo sobre Didáctica del Braille, con el propósito de investigar sobre las diferentes formas de enseñar braille, de compartir y divulgar información y buenas prácticas y de ofrecer formación en relación a la didáctica del braille.

EDUCACIÓN INCLUSIVA

El consejero de Educación, Alberto Galiana, ha creído que "es un paso importantísimo en la inclusión y en la personalización de la Educación". Ha destacado cómo es "toda una oportunidad para La Rioja ser la segunda comunidad en la que se desarrolla este programa" y ha agradecido el trabajo de la ONCE y del centro Duquesa de la Victoria, "que está muy involucrado en los procesos de atención a la diversidad".

"La tecnología", ha creído, "puede ser un magnífico camino, unido a la formación del profesorado, para lograr avanzar de manera importantísima en la personalización de la Educación y la atención de los niños cualquiera que sea su situación personal".

Preguntado acerca de si el Gobierno de La Rioja apuesta por que los niños con alguna discapacidad estén en las aulas ordinarias ha señalado: "Por supuesto, la inclusión no sólo es que venga en ley, también es un convencimiento y es la personalización de la Educación en la que tenemos que ir trabajando de manera progresiva dentro de los límites humanos".

Cuestionado, entonces, por las dos sentencias de familias que pedían un centro ordinario, una del Supremo, y si el Gobierno riojano ha cambiado de forma de actuar a raiz de ellas ha afirmado: "Realmente no, porque siempre hay unos límites humanos y técnicos, porque los propios expertos aconsejan que algunos niños tengan que estar escolarizados en centros de educación especial, que la ley los recogen también; pero también es verdad que, siempre que sea posible, nuestra apuesta es que estén en centros ordinarios, lo cual no es contradictorio sino un complemento".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.