Biel Company PP
Biel Company PP PP

El presidente del PP en Baleares, Biel Company, ha expresado este miércoles su "satisfacción" por la intención del Gobierno central de "relajar las exigencias a los ayuntamientos" en relación al control sobre el superávit municipal acumulado en 2017.

Según ha explicado, de esta manera, aquellos "que han hecho bien las cosas y tienen mucho dinero de remanente" podrán "invertir ese dinero en infraestructuras básicas para el municipio".

Tras esto, Company ha reconocido que estas medidas se tuvieron que aplicar "porque aunque hubo ayuntamientos que habían hecho las cosas bien, también los había que habían hecho las cosas muy mal".

"Aquí parece que nos hemos olvidado muy pronto de que Francina Armengol y Francesc Antich nos dejaron en 2011 una comunidad en quiebra", ha censurado. Por eso, ha responsabilizado a la entonces presidenta del Consell de Mallorca y al ex presidente del Govern, de ser "los culpables de todos los sacrificios que se han pedido a los ciudadanos en los últimos años" para poder salir de la crisis.

En este sentido, ha expresado su "sorpresa" de que tanto la actual presidenta del Govern, Francina Armengol como la actual consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, se hayan "quejado mucho de estas medidas de control".

"Da la impresión de que para la señora Armengol el mundo empezó en 2015 cuando la realidad es que nosotros sufrimos mucho más las consecuencias de estas medidas la pasada legislatura", ha dicho.

Company ha insistido en que la situación de quiebra en que Baleares se encontraba en 2011 "obligó a hacer sacrificios del mismo modo que hay que hacerlos cuando una empresa se encuentra en quiebra". "Y eso nos tocó a nosotros", ha remarcado.