Una parte del futuro Ateneu de la Sagrada Família.
Una parte del futuro Ateneu de la Sagrada Família. MARINA LOPERENA

Después de intentar recuperar el antiguo cine Niza como equipamiento de barrio sin éxito, los vecinos del barrio de la Sagrada Família han logrado uno de sus objetivos. El Ayuntamiento de Barcelona adquirió un  espacio de 1.350 metros cuadrados situado en la calle Nàpols 268 y un año mas tarde, empiezan las obras del local que hará la función de centro de actividades sociales y culturales para los habitantes de un barrio saturado por el turismo y la especulación. Las obras duraran nueve meses y empezaran en quince días.

El regidor de l’Eixample, Gerardo Pisarello, ha querido poner émfasis a la importancia que supone abrir las puertas de un espacio como este en un distrito "en el que existe un déficit tradicional en materia de equipamientos". El primer teniente de alcaldía, confía en que sea un "espacio de referencia social y cultural "en un barrio que según él "hay mucha presión turística" y por lo tanto "es más importante que nunca tener este tejido vecinal".

"La Sagrada Familia tiene una gran actividad vecinal pero el problema que hemos tenido hasta ahora es que este está muy disperso y a veces es difícil encontrarnos" cuenta el vocal del Grupo Ateneu Barri, Joan Itxaso, un luchador incansable. "Pensamos que el Ateneu popular es la solución ideal, no solo para las entidades sino para toda la ciudadanía".

Todavía hay un proceso participativo abierto donde se están discutiendo los usos concretos de este espacio por el cual el Ayuntamiento prevé invertir 2.349.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.