Multan a un vecino por parar la obra que le agrietó su casa

Juan A. Riquelme tiene 75 años y vive en La Alberca. Tendrá que pagar 120 € «por alterar el orden público»
Juan Andrés Riquelme muestra a 20 minutos los desperfectos de su vivienda. (Tanya M.)
Juan Andrés Riquelme muestra a 20 minutos los desperfectos de su vivienda. (Tanya M.)

Desde que empezaron hace unos dos años las obras de un nuevo edificio de cuatro plantas al lado de su casa, en La Alberca, Juan Andrés Riquelme, un jubilado de 75 años, no puede dormir. Asegura que una de sus habitaciones y el salón de su vivienda se han agrietado y que se ha caído la escayola de su garaje.

«Esto es una pesadilla. Nadie me hace caso y la obra ya está a punto de terminar».

El pasado 2 de julio Juan Andrés se plantó frente a la obra impidiendo el paso a los trabajadores. No quería que siguieran adelante sin arreglar antes los desperfectos de su casa, pero los obreros llamaron a la Policía.

«Llegaron dos coches y cuatro agentes. Dos me sujetaron y los otros dos me dieron una paliza. Todavía tengo secuelas».

«Me llevaron esposado»

Juan Andrés recuerda aún cómo tuvo que ir al hospital arrestado con esposas. «Me trataron como a un delincuente y yo no soy ningún ladrón. Le dije al policía que cómo se atrevía a pegarme, si podía ser su padre. Él sólo me decía que me callara o si no, me iba a dar otra».

Al final, se celebró un juicio y condenaron a Juan Andrés por amenazas y por alterar el orden público. «Encima de todo, he tenido que pagar 120 euros».

Por su parte, el encargado de la obra, José Antonio Zapata, asegura que el promotor de la obra ya ha ido muchas veces a ver cómo estaba la casa de Juan Andrés. «Es una casa vieja, pero no tiene ningún problema de hundimiento. Además, se le han arreglado todos los desperfectos».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento