Mossos d'Esquadra
Los Mossos d'Esquadra, en el pantano de Susqueda. MOSSOS D'ESQUADRA TWITTER

La detención de este hombre, Jordi M.G., de 60 años y vecino de Anglès (Girona), se ha hecho en la comisaría de Santa Coloma de Farners (Girona) después de la investigación iniciada tras la denuncia por la desaparición de los jóvenes.

Los jóvenes desaparecieron el 24 de agosto, cuando habían ido a practicar kayak al pantano, y fueron hallados en el mismo lugar un mes después.

Los investigadores confirmaron posteriormente que los cadáveres correspondían a Paula M.P., de 21 años y vecina de Cabrils (Barcelona), y Marc H.L., de 23, de Arenys de Munt (Barcelona), y que fueron víctimas de un crimen.

Fueron encontrados desnudos, y con signos evidentes de violencia, y aparecieron un mes después de su desaparición por el proceso de descomposición de los cuerpos -que hace que se llenen de gas- facilitando que salieran a la superficie, además de que había bajado el caudal del pantano.

El titular del Juzgado 2 de Santa Coloma de Farners asumió la instrucción del caso y decretó el secreto de las actuaciones.

LOCALIZADOS UN MES DESPUÉS

El hallazgo lo hizo la unidad subacuática de los Mossos, que localizó a los dos cadáveres en la superficie del pantano, ella flotando y él en la orilla, después de que el 1 de septiembre un perro detectara un rastro de los jóvenes.

Desde el 26 de agosto de 2017, la policía catalana estaba buscando a los dos jóvenes, que fueron a practicar kayak ese fin de semana y de los que su familia no tenía noticia desde el día 24.

El pantano fue rastreado desde entonces en varias ocasiones por los buceadores de los Mossos d'Esquadra, los Bomberos de la Generalitat y la Guardia Civil sin éxito, y los Mossos mantuvieron un dispositivo que buscaba tanto en el agua como en la zona por tierra.

El lunes 28 de agosto se había localizado el Opel Zafira en que viajaba la pareja con toda su documentación, enseres y varios escritos, así como el kayak desinflado, donde había varias piedras, el domingo 27.

Los jóvenes fueron vistos por sus familias por última vez el jueves 24 de agosto, y la última imagen que se tiene de ellos es una captura de un cajero automático de La Cellera de Ter (Girona) que fue difundida por Mossos en su Twitter.

Consulta aquí más noticias de Girona.