Los estatutos son el documento más antiguo de los que se han encontrado y en ellos se ordena que según los Fueros de Aragón, nadie "sea apellidado criminalmente por hombre de malas costumbres", a menos que lo que hubiesen hurtado a su dueño exceda de cincuenta sueldos jaqueses.

La persona que hizo entrega de estos documentos los encontró abandonados y en riesgo de destrucción hacia algunos años. No obstante, la mayoría están en buen estado de conservación, aunque algunos de ellos han sido afectados por hongos o han sido deteriorados por roedores.

Este conjunto de documental fue entregado, en un primer momento, al Archivo Histórico Provincial de Huesca, quien después trasladó estos documentos al Servicio de Archivos de la Comarca Hoya de Huesca como entidad responsable de la organización de los fondos de los archivos municipales de la zona y cuyos profesionales han desarrollado las labores de organización e informatización del Archivo Municipal de Ena.

Entre la documentación recuperada se hallan además cuentas municipales del siglo XVII; padrones de habitantes; catastros del siglo XIX; y contratos de mitad del siglo XIX entre el ayuntamiento y los vecinos, para la venta de pan, vino, aguardiente o aceite.

Los documentos ya han recibido tratamiento archivístico por parte del Servicio de Archivos de la Comarca Hoya de Huesca y han sido ordenados, clasificados e informatizados. Además, se les ha dotado de medidas especiales de instalación para garantizar su futura conservación.

Desde la Comarca se reconoce que las vicisitudes históricas hacen que todavía sean muchos los documentos públicos que se encuentran en manos de particulares. Acciones como esta hacen que poco a poco se vaya recuperando el patrimonio documental aragonés y los documentos vuelvan a sus archivos.

Los documentos serán entregados próximamente al Ayuntamiento de Las Peñas de Riglos, municipio al que pertenece la localidad de Ena, y en el que se encuentra conservado su archivo municipal.

Consulta aquí más noticias de Huesca.