La delegada del Gobierno andaluz, Esther Ruiz
La delegada del Gobierno andaluz, Esther Ruiz EUROPA PRESS

La delegada del Gobierno andaluz en Córdoba, Esther Ruiz, ha afirmado que la Junta de Andalucía, mediante diferentes actuaciones, pretende hacer de la antigua ciudadela califal de Medina Azahara "una ciudad más abierta", más allá de que la Administración autonómica esté trabajando intensamente para lograr que el conjunto arqueológico sea declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Con tal fin, según ha explicado Ruiz en una entrevista concedida a Europa Press, la Junta tiene previsto llevar a cabo en el conjunto arqueológico "en los próximos años diversas actuaciones", que tienen por finalidad "ampliar la zona de visita al público, como por ejemplo la Casa de la Alberca, así como el Callejón de Servicio, para conectar con el Patio de Pilares".

De igual forma, se tiene programada la recogida sistemática de atauriques que se localizan en varios espacios del yacimiento, como por ejemplo el Jardín Alto, para, del mismo modo, abrirlo a la visita. Por otra parte está prevista la finalización de las obras de restauración y reposición de atauriques en el Salón Rico.

Además, según ha detallado la delegada, se tiene intención de "ampliar las actividades de investigación, con el desarrollo del Proyecto General de Investigación", en el que participa el Instituto Arqueológico Alemán y el propio Conjunto Arqueológico, y también "la difusión" de Medina Azahara "mediante distintos programas que den a conocer los valores patrimoniales" de la antigua ciudad palaciega del siglo X.

En este sentido, Ruiz ha asegurado que "es importante que la ciudadanía conozca la historia" y sepa que desde "Medina Azahara se impulsaron una serie de valores", en la Córdoba que fue capital de al-Andalus, y que hoy en día definen a la capital cordobesa, en cuanto a convivencia y entendimiento entre culturas.

SINAGOGA

En cuanto a la intervención iniciada el pasado diciembre en la Sinagoga de Córdoba, para la "conservación y puesta en valor" de este enclave monumental, la delegada ha señalado que "se trata de un proyecto con una inversión de 260.000 euros, con un plazo previsto de ejecución de seis meses" y que permitirá que la Sinagoga sea "más dinámica" y esté mejor "adaptada" a las numerosas visitas que recibe, dado que es el segundo monumento más visitado de Córdoba, tras la Mezquita-Catedral.

El objetivo fundamental de la actuación, según ha recordado Ruiz, es que el solar anexo a la Sinagoga sirva de antesala a su visita, contando con un espacio que permitirá la explicación de sus valores intrínsecos, ya que el propio templo, por su reducido tamaño, no lo permite, pero sobre todo se busca "profundizar en la conservación, protección e investigación de los restos arqueológicos existentes".

Con la intervención se conseguirán "unas mejoras significativas", pues "se evitarán las largas colas de espera de visitantes que colapsan la calle Judíos, al poder programar las sucesivas entradas y salidas", y "se contará con un espacio expositivo introductorio y explicativo a la visita del templo", además de que "los restos arqueológicos, en el recorrido interior de patios y pasarelas, contarán con leyenda para su comprensión e interpretación".

De igual forma, según ha subrayado la delegada, "con la incorporación del solar anexo al propio monumento, se amplía el concepto de entorno de la Sinagoga", que pasará a ser un "complejo", pues no estará ya "limitado solo al templo hebraico".

La delegada ha dicho estar "convencida" que con este proyecto "la Sinagoga de Córdoba ampliará sus perspectivas y sus fundamentos históricos, y seguirá contando con el reconocimiento de ser el segundo monumento más visitado de Córdoba", superando incluso los 617.200 visitantes que recibió en 2017.

TURISMO SOSTENIBLE

De hecho, según ha resaltado la delegada, los espacios culturales de la Junta de Andalucía en Córdoba recibieron el pasado año más de un millón de visitas, en concreto 230.991 en el Museo Arqueológico, 57.500 en el Museo de Bellas Artes, 186.036 en la Ciudad Califal de Medina Azahara y los ya mencionados más de 600.000 en la Sinagoga, gracias a que "contamos con unos espacios que son referentes y únicos".

Por este motivo y dada la repercusión positiva en la economía cordobesa que tiene el atractivo turístico de estos monumentos y espacios culturales, es por lo que la Junta está invirtiendo en los mismos, porque "Córdoba es una ciudad cultural", de modo que "invertir en cultura es invertir en futuro", razón por la que también está reformando el Palacio de Congresos y Exposiciones de la calle Torrijos, pues es clave para potenciar el turismo cultural y de congresos.

Por eso, según ha argumentado Esther Ruiz, es necesario "que todas las administraciones pongan el acento, como lo está haciendo el Gobierno andaluz, para que Córdoba sea una ciudad donde el empleo" que se cree, a través del "tejido empresarial" vinculado al turismo, "sea de calidad" y en el ámbito de "un turismo sostenible".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.