Príncipe Harry
El príncipe Harry, en una imagen reciente. GTRES

La realeza no tiene la sangre azul. Aunque vivan a un metro de la realidad, que no por encima, sus vicios y virtudes son las mismas que las del resto de mortales. Y eso en los tiempos que corren quiere decir que también se sienten atraidos por el poder de las redes sociales. Ya no es que las sufran (¿?), sino que también desean utilizarlas.

Es el caso el Príncipe Harry, que resulta que no tiene pero tuvo cuenta en Facebook. Cuenta The Mirror que el futuro marido de Meghan Markle tuvo un perfl activo en esta red social durante cuatro años. Claro que no era con su nombre. Se trataba de pasar inadvertido.

Harry creó una cuenta secreta con el seudónimo de Spike Wells, donde compartía imágenes de sí mismo con, por ejemplo, su antigua novia, Chelsea Davy. Tenía 400 amigos. La presencia del Príncipe en la red social de Mark Zuckerberg tocó a su fin cuando salieron a la luz sus fotos jugando al strip poker en Las Vegas.

Que se sepa ningún miembro de la familia real británica tiene una cuenta personal en una red social. Kensington Palace como institución sí tiene cuenta en Instagram. Allí dan cuenta de las noticias del día y de los próximos eventos en los que vaya a participar algún miembro de la realeza.

El discurso oficial es que mejor que la realidad vitual está la reallidad "real". El propio Harry declaró en su día: "Todos saben que es genial recibir likes en las redes sociales, pero es mucho más importante levantar la vista del teléfono y actuar de manera real para defender aquello en lo que crees".

Meghan Markle (de 36 años), a quien el Príncipe dará el "sí, quiero", el próximo 19 de mayo, se vio obligada a cerrar todas sus cuentas en redes sociales cuando se conoció su relación con Harry (de 33). Y ella sí que estaba acostumbrada a hacer uso de las redes. Hasta hace dos días era una actriz de Hollywood entusiasta de Instagram y con un blog propio, de estilo de vida, llamado The Tig.