Beatriz González. Decoración de interiores, 1981
Beatriz González. Decoración de interiores, 1981. Grabado, serigrafía. 271 x 355 cm. Colección de Arte del Banco de la República. Colombia. La obra puede verse en la Sala Alcalá 31 de Madrid hasta el próximo 22 de abril. SALA ALCALÁ 31

Hace ya años que la Colección de Arte del Banco de la República se ha convertido en un referente que permite a comisarios de todo el mundo explorar diversos tesoros del arte colombiano. A pesar de su riqueza y variedad, el arte de Colombia no es muy conocido en España. Hay raras excepciones como la de Doris Salcedo -protagonista hasta el próximo 1 de abril de una exposición en el Palacio de Cristal del Retiro-, un motivo que justifica con creces la inauguración de Campo a través. Arte colombiano en la colección del Banco de la República.

Esta exposición, que puede contemplarse en la Sala Alcalá 31 de Madrid hasta el próximo 22 de abril, reúne más de un centenar de piezas. La inmensa mayoría se incluyen entre la producción artística colombiana más reciente – con obras de artistas como Beatriz González, Alejandro Obregón, Juan Pablo Echeverri, Liliana Angulo o la ya mencionada Salcedo-, pero también se añaden piezas de otros periodos históricos como la época colonial.

"La exposición es una mirada que saca al arte colombiano de las casillas de la representación de la violencia, con una interpretación, si se quiere, mucho más valiente (...) desde una complejidad de propuestas estéticas que hacen evidente la riqueza de la producción artística nacional", indicó la subgerente cultural del Banco de la República, Ángela María Pérez Mejía, durante la presentación.

Por su parte, para la comisaria de la muestra, Estrella de Diego: "La riqueza de la colección y su diversidad es enorme y refleja la diversidad del país, que es muy mestizo. Colombia es la gran desconocida en cuanto a arte. Ha tenido una historia muy difícil, siempre en permanente conflicto, y ha hecho una apuesta por la cultura en momentos complicados. Mi misión es que el público madrileño y español conozca este arte, que salga de la exposición con una idea de lo extremo y potente que puede llegar a ser".

La exposición gira en torno a tres ejes temáticos. El primero, titulado Anatomía y botánica, recoge desde cuerpos mortales como los de las monjas coronadas pintadas muertas en los siglos XVIII y XIX; hasta las anatomías homosexuales de Caballero Holguín o fotografías de desnudos del siglo XIX.

La segunda, llamada Guía de viajes, habla de la diversidad y contrastes de un país donde lo nativo de François Désiré Roulin o Beatriz González convive con la afrodescendencia de Ramón Torres Méndez o Liliana Angulo. Por último, Ciudades invisibles, trata sobre la antítesis entre lo urbano y lo rural que puede verse en las fotografías de artistas como Luis Benito Ramos, Fernell Franco o Manuel Rodríguez.

La colección del Banco de la República, fundado en 1923, se inicia durante la década de los 50. Se debió en parte a la modernización del país y también al impulso del que fuera su gerente en esa época Luis Ángel Arango que soñaba con construir "un gran depósito de la pintura Americana".

Sus fondos incluyen piezas de orfebrería prehispánica y obras de todos los movimientos artísticos. Durante estos años se han añadido diversas colecciones al germen original como las acuarelas de Edward Walhouse Mark o las más de 200 piezas donadas por el artista Fernando Botero.