El extraño caso de un peruano cuyo cuerpo se hinchó después de bucear
Alejandro Ramos, el buzo peruano cuyo cuerpo se transformó después de sumergirse 30 metros. YOUTUBE

Alejandro Ramos no se acostumbra a las miradas furibundas de los desconocidos cuando pasea por la calle. Por eso, cuando su cuerpo se hinchó y adoptó el aspecto que tiene ahora, dejó de salir para evitar las incómodas ojeadas. Este peruano de 56 años mide 1,60 cm y sus bíceps tienen un contorno de 62 y 72 cm, una medida desproporcionada si se compara con el resto del brazo, que mantiene el tamaño de siempre. Sus pectorales presentan una apariencia hinchada, y además de cada codo emerge un bulto y de este a su vez otro más grande que se funde con sus hombros.

La transformación del cuerpo de Ramos se remonta, según él, a finales de 2013 cuando salió a la superficie después de bucear a más de 30 metros de profundidad para buscar mejillones en Perú. Durante aquella inmersión, se quedó sin suministro de oxígeno. El origen sería una mala descompresión. Ahora, según informa BBC Mundo, la Marina de Guerra del país se ha ofrecido a estudiar su caso.

Los médicos por el momento van a ciegas debido a que todavía no han encontrado un diagnóstico concreto. Las primeras hipótesis apuntan, no obstante, a que se trata de tumores de grasa generados por la hipodermis, la capa más baja de la piel, según el médico Raúl Alejandro Aguado. "Podría ser una enfermedad congénita que no se había manifestado hasta el accidente", señala.