Según ha informado el Ayuntamiento hispalense a Europa Press, la citada finca se encuentra ubicada en el entorno de protección de la muralla histórica de la ciudad, declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

En este marco, el mantenimiento de las debidas condiciones de seguridad y salud de una edificación corresponde a la propiedad del inmueble, que es quien debe realizar los trabajos y obras precisos para conservarlos o rehabilitarlos a fin de mantener en todo momento dichas condiciones.

Así, en este caso, consta ya el encargo por parte de la propiedad de la dirección técnica de las obras propuestas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.