Meghan Markle
Meghan Markle, en una imagen de archivo, junto a Harry (al fondo). GTRES

A los británicos les encanta hacer apuestas; por todo y de todo. De ahí ese próspero negocio que son las casa de apuestas (esas que ya han aterrizado en España). Las bodas de la realeza y las celebrities también son motivo para apostar. Lo último para hacer apuestas es el vestido de novia que llevará Meghan Markle para casarse con el Príncipe Harry.

Megan comenzó en enero a buscar el perfecto vestido de novia, cuando organizó un fitting en Kensington Palace. Las apuestas vuelven a poner el nombre de Alexander McQueen en lo más alto.

Es el mismo diseñador que ya vistió a Catalina de Cambridge en su boda. Y tan claro resulta que algunas casas han retirado la opción de McQueen. Por ejemplo, Bookmakers ha borrado esa opción para evitar fraudes. Aseguran que percibieron una actividad anormal a favor de Alexander McQueen en la mañana del martes.

Un portavoz de Bookmakers comentó que la casa ha decidido "no dar la opción de votar por Alexander McQueen. Creemos que alguien podría haber filtrado que Markle confía en la casa para su vestido. O eso, o de repente hay demasiados experos en moda nupcial en Reino Unido".

Y la reina viendo moda

La reina Isabel II de Inglaterra apareció ese martes por sorpresa en la primera fila del desfile del diseñador británico Richard Quinn de la Semana de la Moda de Londres, la primera vez que la monarca acude a un desfile.

La soberana británica, de 91 años, se sentó junto a la directora de la edición estadounidense de la prestigiosa revista de moda Vogue, Anna Wintour, con la que charló de forma distendida durante el espectáculo.