Papelera de Ence en Navia.
Papelera de Ence en Navia. ENCE

Ence-Energía y Celulosa obtuvo un beneficio neto de 91,8 millones de euros en el año 2017, lo que representa un incremento del 139% con respecto al ejercicio anterior, informó la compañía.

El resultado bruto de explotación del grupo (Ebitda) se situó en los 216 millones de euros a cierre del año pasado, lo que supone un aumento del 72%.

El consejero delegado de Ence, Ignacio Colmenares, valoró que el "notable" incremento de los beneficios vuelve a confirmar "el éxito en la ejecución del plan estratégico, que ya se encuentra en su ecuador y que ha llevado a un fuerte crecimiento y mejora de los márgenes de nuestros negocios".

Asimismo, consideró que esto, unido al incremento de los precios de la celulosa que el grupo prevé que continúe en este ejercicio, permite a la compañía "esperar que los resultados de 2018 serán sensiblemente mejores que los del pasado año".

Por negocios, el de Celulosa aumentó su Ebitda un 79%. Su coste de producción se redujo en un 2% (-7 euros/tonelada), a pesar del aumento de 12 euros/tonelada por el coste de la madera que está ligado al precio de la celulosa.

Mientras, el negocio de Energía mejoró su Ebitda un 51% tras la adquisición de tres plantas de biomasa en el último año, y por los importantes ahorros conseguidos con la diversificación de su combustible de la biomasa forestal hacia la biomasa agrícola, que ya representa cerca del 60% del total.

En este área, el grupo ya comenzó la construcción de su nueva planta de biomasa de 40 megavatios (MW) en Huelva, que prevé que esté operativa a finales de 2019 y cuyo Ebitda estimado durante su primer año de operación ascenderá a 11 millones de euros.

ANALIZA ALTERNATIVAS DE INVERSIÓN EN PLANTAS DE BIOMASA.

La compañía también está analizando alternativas de inversión en España y Europa para adquirir plantas de biomasa con el objetivo de alcanzar un Ebitda de 78 millones de euros en el negocio de Energía en 2020.

En lo que se refiere a las perspectivas de evolución de precios, la compañía indicó que el crecimiento de la demanda y la ausencia en el mundo de grandes proyectos de aumento de capacidad de celulosa hacen prever precios de la celulosa altos en 2018 y los próximos dos años.

Por otra parte, el flujo de caja libre recurrente del grupo creció un 52,4% y la deuda financiera neta disminuyó el 29,8% tras fuertes inversiones y aumento del dividendo. El apalancamiento se redujo hasta 0,7 veces Ebitda, frente a 3,2 veces de media del sector.

Asimismo, la compañía señaló que está trabajando en un nuevo plan estratégico 2019-2022 que anunciará a finales de este año, "cuyas premisas serán el crecimiento de sus dos negocios, manteniendo la disciplina financiera y la retribución al accionista".

Consulta aquí más noticias de Asturias.