Instalaciones de Unipost
Instalaciones de Unipost UNIPOST

El titular del juzgado mercantil número 7, Raúl García Orejudo, ya está redactando el auto de liquidación de la empresa Unipost, que se encuentra en concurso de acreedores desde julio de 2017, según han confirmado fuentes del juzgado.

El auto podría estar redactado este mismo martes. El administrador concursal designado por el juzgado mercantil, Jausas, ha solicitado este lunes a primera hora la apertura en la fase de liquidación de Unipost después de no haber recibido ninguna oferta "razonable"para construir un proyecto de viabilidad para la compañía.

La liquidación supondrá el cierre de la empresa y el despido de las 2.000 personas de la plantilla que quedan actualmente en la empresa.

La cifra de trabajadores afectados en Cataluña se sitúa en 529 empleados dispersados en diferentes localidades catalanas como Barcelona, Girona, Figueres, Valls y otros, según fuentes sindicales.

El despacho Jausas recuerda que desde el juzgado mercantil número 7 de Barcelona se instó el 9 de enero pasado un último intento para dar viabilidad a la empresa y por eso se dieron 40 días naturales de plazo para intentar encontrar ofertas de nuevos inversores que permitieran desplegar un plan de viabilidad que diese salida a la empresa y salvara los puestos de trabajo.

El 18 de febrero, este domingo, finalizó este plazo concedido in extremis por el juzgado "sin haberse recibido nunguna oferta valorada como favorable", asegura el administrador delante del juez mercantil.

El administrador afirma que "hemos trabajado hasta el último momento para encontrar una solución a través de la venta de la unidad productiva" pero hasta el día de hoy "no se ha recibido ninguna oferta para la adquisición de la unidad productiva y la situación económica de la concursada sigue estando seriamente deteriorada, con graves tensiones de tesorería y unos créditos contra la masa que no han parado de aumentar".

Unipost instó a concurso voluntario de creditores el 12 de julio de 2017 por motivos de insolvencia, con unos activos de 40,6 millones de euros y un pasivo de 47,4 millones de euros.

El pasado mes de octubre se acordó un acomodo colectivo, que ya supuso la salida de la empresa de unos 800 trabajadores.

Ahora, el auto de liquidación y de cierre de la empresa dejará sin trabajo al reso de la plantilla, unas 2.000 personas.

El administrador asegura que en el último trimestre del año la situación de la empresa se ha "agravado" ante la imposibilidad de poder cubrir las obligaciones económicas, la inviabilidad del convenio de creditores y la dificultad para encontrar un fondo de inversión o empresa interesados en la adquisición de la unidad productiva del que hasta ahora estaba cualificado como el primer operador postal del Estado.

La compañía Unipost se vio afectada el pasado 1-O por registros de la Guardia Civil que buscaban papeletas y material relacionado con los colegios electorales donde se celebró el referéndum.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.