Antigua Fábrica De Vidrios 'La Trinidad' De Sevilla
Antigua Fábrica De Vidrios 'La Trinidad' De Sevilla EUROPA PRESS/M.G.

En un comunicado, el colectivo ha celebrado el acuerdo alcanzado para el citado convenio, merced al cual los espacios protegidos de la antigua fábrica serán cedidos al Ayuntamiento tras ser sometidos a obras de consolidación y de seguridad, y la parcela acogerá la construcción de 200 viviendas de renta libre en el entorno excluido de medidas de protección.

El colectivo muestra además su "agradecimiento al Gobierno local, que ha creído en los valores patrimoniales de este excepcional patrimonio industrial y, junto a los otros partidos políticos con representación municipal, ha llevado a buen término esta compleja negociación". "Nuestra labor como plataforma ciudadana ha rendido sus frutos gracias a la perseverancia demostrada durante más de una década", recuerda la asociación.

La plataforma, eso sí, recuerda que ahora "queda la ilusionante tarea de promover un plan director participativo" que haga "realidad a corto plazo" los usos propuestos para los inmuebles protegidos del antiguo recinto fabril, en alusión al "museo del vidrio, la escuela taller, el centro sociocultural polivalente y los espacios públicos".

Fue el 4 de septiembre de 2001, recordémoslo, cuando la Consejería de Cultura acordó inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz varios elementos de este antiguo y simbólico conjunto fabril de la avenida de Miraflores. Por aquel entonces, el recinto había sido adquirido por la sociedad Edificarte Promoción Inmobiliaria, declarada hace años en concurso de acreedores en el marco de la catástrofe sufrida por el sector inmobiliario y de la construcción.

El recinto es uno de los escasos ejemplos que ha pervivido de la arquitectura de la gran industria y de la primera expansión industrial de Sevilla fuera de su recinto amurallado. Por eso, la declaración de bien de interés cultural aprobada en aquellos tiempos, en concreto, protege la nave central, los hornos y la chimenea de la planta como lugar de interés etnológico, aunque la Administración autonómica incoó hace años otro expediente para catalogar también las naves dos y tres y unificar los activos protegidos en una única tipología: la de "lugar de interés industrial".

La idea, según la negociación promovida años atrás, era ya ceder al patrimonio público los espacios protegidos a cuenta de sus restricciones en materia urbanística, para desarrollar urbanísticamente el resto de la parcela.

Pero los plazos del proyecto y la quiebra de Edificarte Promoción Inmobiliaria agudizaron el abandono y ruina del conjunto fabril, que fue objeto de diversas ocupaciones ilegales y episodios de expolio, siendo incluso destruidos unos hornos, así como unas calderas y unas instalaciones aéreas de transporte de vidrio, en una actuación que fue incluso elevada a la Justicia.

Ya en 2014, durante el pasado mandato municipal, la Gerencia de Urbanismo anunciaba que, merced a un acuerdo plenario de marzo de 2011 relativo a la ampliación de la zona protegida, había culminado el diseño de una nueva propuesta de ordenación de la parcela que replanteaba "todo el sector".

EL PERI DE 2014

Aquella nueva ordenación se tradujo en una modificación del plan especial de reforma interior (PERI) de estos terrenos, que según la documentación recogida por Europa Press ampliaba las restricciones e instrumentos de protección a las naves auxiliares del conjunto, el muro de cerramiento y el patio de operación del recinto.

Finalmente, y mientras los espacios protegidos de la antigua fábrica de vidrios siguen pendientes de su restauración integral, el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo ha aprobado la firma de un convenio con la junta de compensación constituida para el desarrollo de la parcela del antiguo recinto fabril, para el "planeamiento y gestión" de los suelos.

Fruto de dicho convenio, según el concejal Antonio Muñoz (PSOE), el Ayuntamiento recibirá 1.400 metros cuadrados de edificios del recinto con valor "patrimonial", es decir los espacios protegidos, además de unos 14.000 metros cuadrados destinados a zonas verdes. El convenio, además, atribuiría a la junta de compensación la obligación de acometer obras de consolidación en los espacios de la antigua fábrica destinados a ser cedidos al Consistorio, si bien se tratará de actuaciones que garanticen la "seguridad" arquitectónica de los inmuebles, no su rehabilitación como tal.

De otro lado, el planeamiento acordado destina unos 27.000 metros cuadrados para la construcción de unas 200 nuevas viviendas de renta libre.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.