Terrón ha señalado que "ante esta vulneración de los derechos humanos que viene siendo denunciada reiteradamente" por organizaciones de la sociedad civil y ahora, también, por el Defensor del Pueblo a través del

Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura es necesario "un cambio en la manera de abordar el hecho migratorio".

Para la diputada, ese cambio pasa por aplicar una "política real" de cooperación con los países de origen, "no basada en el control de fronteras". "Un cambio de paradigma en las políticas migratorias que pase por el establecimiento de vías legales y seguras, con una atención integral de las personas que reconozca sus derechos", ha añadido.

El Defensor del Pueblo pidió el cierre del centro de primera asistencia y detención de inmigrantes de Motril, en Granada, porque consideró que estas instalaciones policiales a las que son conducidas las personas que llegan a la costa en patera son "insalubres e inadecuadas" para realizar esta función.

Es la conclusión que elevó tras la visita de tres técnicos de la institución, que se presentaron por sorpresa en el centro el pasado mes de noviembre, inspeccionaron las instalaciones y los libros de registro y se entrevistaron tanto con los agentes que custodiaban a los inmigrantes detenidos como con algunos de ellos. Vivieron además, in situ, la llegada a puerto de los migrantes rescatados de una patera en el mar.

El informe detalla toda una lista de deficiencias entre las que destaca la "inadecuación de las instalaciones para que pernocten en ellas menores de edad y madres con bebés", a quienes se conduce a estas dependencias "insalubres" después de llegar en embarcaciones irregulares.

Solicita, además, que se dicten instrucciones para que mientras se cierra o acondiciona el centro, "los menores de edad y las madres con hijos de corta edad, permanezcan en otras dependencias más adecuadas a las respectivas situaciones, dando preferencia a los trámites administrativos a realizar con estas personas".

Los técnicos se encontraron con que "no existe luz natural, por lo que en todo momento las personas detenidas sólo cuentan con luz artificial" durante su estancia en estas celdas que, además "no disponen de literas" lo que obliga a que los hombres detenidos "tengan que depositar las colchonetas en el suelo para dormir".

"Las instalaciones no cuentan con sistema de calefacción, pese a encontrarse al borde del mar y soportar el rigor propio de los meses de invierno. El personal de custodia no cuenta con una preparación específica en materia de atención a personas migrantes (rudimento de idiomas, conocimientos de legislación de extranjería, etcétera) y permanecen en el interior de las instalaciones y en el pasillo de celdas portando sus armas reglamentarias con cargador", detalla.

Asimismo, detectaron "la práctica consistente en la lectura colectiva de derechos", algo que "debe rechazarse y proporcionar una información individualizada y comprensible a cada persona", cosa que también encontraron en la Comisaría de la Policía Nacional en Algeciras (Cádiz), y por lo que el Defensor del Pueblo elevó una recomendación "de alcance general".

Consulta aquí más noticias de Granada.