El Gobierno de España, a través de la Dirección Provincial de Tráfico, ha entregado este lunes diez etilómetros digitales y cincuenta kits indiciarios para el control de consumo de alcohol y drogas entre conductores a los jefes de Policía Local de quince ayuntamientos de la Región con el fin de "incrementar la seguridad vial".

Así lo ha hecho saber el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Bernabé, que ha hecho entrega de estos dispositivos acompañado por la Jefa Provincial de Tráfico, Virginia Jerez, en el marco de la campaña de colaboración que se desarrolla en los últimos años entre el Ministerio del Interior y la Federación de Municipios de la Región.

En el marco de esta campaña, Bernabé ha señalado que la Delegación del Gobierno ha entregado en los últimos años a diferentes ayuntamientos de la Región un total de

18 vehículos dotados con cinemómetros y medios de detección de exceso de velocidad por radar, así como de etilómetros.

"Estamos hablando de cientos de kits de detección de drogas, y de decenas de etilómetros", según el delegado, quien ha señalado que este tipo de iniciativas "sólo buscan lo que todos pretendemos: acabar con la siniestralidad en las carreteras", ya que "en muchos de los casos de accidentes mortales existe consumo de drogas".

"Las cifras están ahí, no engañan y no son positivas", tal y como ha reconocido el delegado, quien ha asegurado que el Gobierno de España, en el marco de esta campaña, va a seguir insistiendo de forma "muy activa" no sólo en la formación "sino también en la prevención".

"De ahí estas medidas que estamos poniendo hoy nuevamente en práctica al objeto de que los ayuntamientos dispongan de todos los elementos posibles para poder desarrollar de la mejor forma su trabajo en el control del tráfico y de la seguridad en sus carreteras", tal y como ha aseverado el delegado del Gobierno.

UN FACTOR "PERSONAL" DIFÍCIL DE CONTROLAR

Al ser preguntado por casos de conductores profesionales reincidentes en la conducción bajo los efectos del alcohol, Bernabé ha reconocido que "no podemos tener un policía o un guardia civil encima" de cada uno de ellos, pero "lo que sí podemos hacer es trabajar de forma activa con esta y con otras medidas".

De hecho, ha recordado que la Delegación del Gobierno está dando "pasos importantes" en el tema de la prevención con los conductores profesionales, en mercancías, mercancías peligrosas y autobuses escolares. No obstante, ha insistido en que "hay una cuestión que es la responsabilidad personal".

El delegado reconoce que hay un factor de "tipo personal" que "es muy difícil de controlar" desde el momento en el que "se hacen todas las diligencias policiales y judiciales y se toman una serie de medidas preventivas, pero la persona queda en libertad porque no hay un riesgo evidente de seguir cometiendo delitos según la autoridad judicial y te la encuentras con que vuelve a delinquir al día siguiente".

"Esta misma semana hay una campaña en marcha en ese sentido", según el delegado, quien ha asegurado que "vamos a continuar trabajando duro, no vamos a cejar en el empeño, y nuestro objetivo es siniestralidad cero en las carreteras". Ha reconocido que es algo "muy difícil" de conseguir porque "el componente personal siempre está ahí, pero por falta de ganas y de medios, desde luego, no va a quedar".

25 AYUNTAMIENTOS, SIN COMPETENCIAS

Por su parte, Jerez ha señalado que la Jefatura Provincial de Tráfico tiene un convenio básico bilateral de seguridad vial firmado con los 45 ayuntamientos, lo que propicia que por parte de la DGT haya una cesión de material a los consistorios, aunque muchos de ellos lo adquieren también por sus propios medios.

Actualmente, ha destacado que 38 de los 45 municipios de la Región (prácticamente el 75 por ciento) tiene cedidas las competencias en materia de control de drogas y alcohol en las vías urbanas. Así pues, sólo quedan siete municipios, los de un tamaño "más pequeño", que no tienen ningún tipo de cesión en este sentido.

Se trata de ayuntamientos como Aledo o Ricote, entre otros municipios "pequeños" que, hasta ahora, no han comunicado a la Jefatura Provincial de Tráfico la necesidad de practicar este tipo de controles. Estos siete ayuntamientos "prácticamente no tienen ni Policía Local", sino que sólo cuentan, a lo mejor, "con tres auxiliares o dos agentes".

Sin embargo, estos ayuntamientos "sí que realizan labores, porque la colaboración con la Jefatura Provincial de Tráfico la relación es muy estrecha". De hecho, la Jefatura ha recibido una colaboración "bastante importante" por parte de todos los ayuntamientos en las 12 campañas de seguridad vial desarrolladas en 2017.

Con todo, con motivo de esta última cesión de material, la Delegación, a través de la Jefatura Provincial de Tráfico, ha hecho una llamada a todos los ayuntamientos de la Región "para conocer sus necesidades" y hacer un reparto "lo más proporcional posible" del material existente.

Al ser preguntada por las vías en que son más frecuentes los positivos por alcohol y drogas, Jerez ha señalado que los datos que reportan los ayuntamientos relativos a las vías urbanas no son "comparables" a los que recaba la DGT en vías interurbanas. "Nosotros realizamos entre 2.000 y 3.000 controles de alcohol y drogas en campañas y no tenemos ningún ayuntamiento con el que establecer una comparativa", ha señalado Jerez, que no obstante ha ensalzado que "todos realizamos una labor importante".

En cuanto a accidentalidad, ha señalado que todavía es muy pronto para realizar comparativas porque no se ha cumplido ni un trimestre del año 2018. No obstante, ha confirmado que los datos están actualizados "constantemente" y se han registrado diez fallecidos en vías interurbanas en lo que llevamos de año, dos más que en el mismo periodo de 2017; así como cinco fallecidos en vías urbanas, tres más con respecto al año anterior.

Consulta aquí más noticias de Murcia.