"Todo lo que vaya encaminado a aligerar las cargas sobre la comunidades autónomas será bien recibido, pero tiene que ser de manera equilibrada, equitativa y justa", ha señalado Fernández Vara.

Al respecto, ha dicho que el ministro Cristóbal Montoro está poniendo sobre la mesa "posibles propuestas para discutir y debatir", y en este sentido, como así ha trasladado ya en varias ocasiones, ha reclamado al Gobierno que plantee una "propuesta concreta, pero abierta" para que pueda ser discutida por todas las partes.

En este punto, ha recalcado que el nuevo modelo de financiación surgirá de un debate no solo ideológico, sino también territorial, en el que se verá a comunidades autónomas con gobiernos de diferente signo político más cerca que de otras que sean del mismo partido.

En todo caso, ha señalado que el nuevo modelo debe ser "más transparente y simple" de lo que lo es el actual, así como ha apostado por recuperar el Fondo de Cooperación Interterritorial, que era el "gran instrumento de reequilibrio de las inversiones en España", que asimismo garantizaría unas inversiones "justas y equitativas".

No obstante, el dirigente socialista extremeño ha situado el origen de los mecanismos de financiación del Estado a las comunidades autónomas en la "insuficiencia financiera" del actual modelo, especialmente en las competencias sanitarias, que a modo de ejemplo ha señalado que han ido sumando tratamientos desde el año 2009 en el que se aprobó el actual modelo de financiación que han contribuido a engordar el gasto de las administraciones regionales.

Asimismo, ha recordado que el modelo finalizaba en el 2014 y desde entonces está pendiente de renovarse, lo que ha derivado en una "acumulación de deuda". "Si el modelo se hubiera revisado en su momento probablemente esa deuda no se habría acumulado, porque se habría mejorado el modelo de financiación", ha insistido.

REVISIÓN DEL PIB

Fernández Vara se ha referido a esta cuestión tras ser preguntado por los periodistas sobre la financiación autonómica en una comparecencia en Mérida en la que se ha referido a la última revisión de los datos del PIB de los años 2015 y 2016, que elevan los datos iniciales de la comunidad autónoma, al tiempo que ha advertido acerca de que ello tendrá un "impacto" en el cumplimiento de los objetivos presupuestarios.

Según los datos aportados por el presidente extremeño, en el año 2015, que se había cerrado inicialmente con un crecimiento del 2,1 por ciento del PIB, en la última revisión se ha situado en el 2,5 por ciento, mientras que el 2016 ha pasado del 2 al 2,3 por ciento. De esta forma, el PIB Extremeño se sitúa en 17.903 millones de euros, frente a los 16.874 que reflejaba el dato anterior a esta revisión.

El mandatario regional ha resaltado al respecto que con estos datos el PIB extremeño se sitúa en niveles anteriores a la crisis económica, y que además se produce sobre un "crecimiento mucho más sano" al periodo anterior a la depresión, en tanto que ofrece una distribución por sectores "mucho mejor".

En concreto, ha detallado que la Administración Pública es el sector que menos aporta a este crecimiento, tras dos años con un presupuesto regional basado en la estabilidad financiera y sin crecimientos "significativos".

En esta línea, ha dicho que espera que cuando se revise el crecimiento del año 2017, éste también vaya al alza. De este modo, esta revisión tendrá un impacto de "algunas décimas" en los objetivos de estabilidad presupuestarias, en el sentido de que si el PIB es mayor, la proporción del déficit también se modifica al alza.

En cualquier caso, ha destacado que por tercer año consecutivo Extremadura se sitúa con crecimientos por encima del 2 por ciento, por lo que ahora el objetivo es que este aumento del PIB se traslade a los salarios y que se traduzca en una reducción de las tasas de desempleo, para poder vislumbrar, ha dicho, el final de este ciclo de crisis.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.