El profesor de la UJA Alejandro Jiménez (i) asiste al TAC de una momia.
El profesor de la UJA Alejandro Jiménez (i) asiste al TAC de una momia. PATRICIA MORA

Para ello, al igual que el pasado año, las pruebas se llevan a cabo manteniendo su envoltura original de vendas de lino colocadas durante el proceso de momificación, según ha explicado este jueves en una nota la institución académica.

De este modo, la misión extranjera que dirige el profesor de Egiptología de la UJA Alejandro Jiménez ha podido aplicar por segundo año la tecnología TAC a las momias halladas durante sus excavaciones, gracias al convenio firmado en 2016 entre las universidades de Asuán y Jaén. El año pasado, estos análisis permitieron descubrir los casos más antiguos conocidos de cáncer de mama en una mujer y un mieloma múltiple en un hombre.

Las pruebas, realizadas de nuevo en el Hospital Universitario de Asuán, han contado con la presencia del director del proyecto, que estuvo acompañado por el rector de la Universidad de Asuán y el director del hospital universitario, Dr. Abdala, así como por miembros del equipo de antropología de la Universidad de Granada, que forma parte del proyecto Qubbet el-Hawa.

La técnica de la tomografía computerizada, realizada con la última tecnología en escáneres (100 cortes), permitirá a los investigadores poder estudiar sin dañar las momias diferentes aspectos como la edad, las posibles patologías que sufrieran en vida, los amuletos u objetos de adorno que pudieran portar, las técnicas de momificación y cualquier aspecto ritual que contengan.

"A partir de los análisis, esperamos seguir aportando datos sobre la vida y la muerte en el Egipto faraónico de hace más de 2.500 años", ha manifestado el profesor Alejandro Jiménez.

La misión arqueológica que dirige la Universidad de Jaén en la necrópolis Qubbet el-Hawa, frente a la ciudad egipcia de Asuán, cumple su décima campaña de excavaciones y se prolongará hasta el mes de marzo. Durante esta década, el proyecto se ha convertido en uno de los que mayor éxito científico han tenido, tanto por el hecho de haber encontrado hasta seis tumbas intactas, como de haber descubierto el cáncer de mama más antiguo del mundo.

Este año participan 35 investigadores de diferentes universidades españolas y europeas de múltiples especialidades y otros cincomás egipcios. En este sentido, hay que destacar que dos tercios de los investigadores pertenecen a la UJA. En total son cinco las tumbas sobre las que se actúa este año, con diferentes objetivos marcados.

El Proyecto Qubbet el-Hawa cuenta con la financiación del Ministerio de Economía y Competitividad, a través de un proyecto de I+D+i, uno de los más importantes concedidos en el campo de las Humanidades, así como con el patrocinio de la Fundación Gaselec y la Fundación Palarq (Paleontología y Arqueología) y el apoyo de la Sociedad Española de Egiptología.

La información relativa a los trabajos arqueológicos del Proyecto Qubbet el-Hawa en Egipto pueden seguirse a través de su web, en su diario de campaña.

Consulta aquí más noticias de Jaén.