El incidente se produjo de madrugada cuando la Policía Nacional, en su sala del 091, recibió una llamada desde un Pub de la zona centro de la ciudad que daba cuenta de una pelea en el establecimiento.

A la llegada de los agentes, el encargado del local les manifestó que en el interior un individuo estaba amenazando y causando problemas a otros clientes. Una vez fuera del establecimiento, a requerimiento de los agentes, el alboratador se negó a facilitar su identidad y profirió insultos y amenazas contra los mismos.

Ante la actitud presentada por esta persona, los agentes precedieron a realizarle un cacheo superficial, hallando entre sus ropas una botella de cristal rota.

Una vez en las dependencias policiales, cuando los agentes procedían a la comprobación de su identidad, el sujeto se abalanzó contra uno de los policías y le lanzó una patada que impactó en su mano derecha, por lo que éste tuvo que recibir posteriormente asistencia sanitaria.

El individuo fue reducido, quedando detenido por un presunto delito de atentado a la autoridad y pasando a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Burgos.