Las mujeres, de nacionalidad francesa y española, fueron detenidas el 8 de febrero por los Mossos tras una investigación iniciada el 14 de febrero, después de detectar que accedían en viviendas engañando a los residentes y haciéndoles creer que los conocían, ha informado este miércoles el cuerpo en un comunicado.

Las presuntas delincuentes localizaban a personas de edad avanzada y vulnerables, y las embaucaban para entrar en sus casas, donde se valían de alguna excusa como que tenían que ir al baño, para registrar habitaciones y sustraer objetos de valor, como joyas, dinero y teléfonos móviles.

Los Mossos contabilizaron seis hurtos desde el 14 de diciembre hasta el 19 de enero, todos de las mismas características, por los que logró identificar a las dos mujeres e imputarles los delitos.

El 27 de enero el cuerpo fue alertado de un robo con los mismos elementos que los anteriores pero en el que las dos mujeres habían agredido a los inquilinos aprovechando que no se podían defender, por lo que, tras estudiar varios indicios, volvieron a identificar a las dos sospechosas y las detuvieron en Figueres.

Consulta aquí más noticias de Girona.