Aula escolar.
Aula escolar. EUROPA PRESS

Tras subrayar que la aprobación del calendario escolar "compete exclusivamente a la Consejería de Educación", la federación de padres sostiene que el cambio del mismo en el curso 2016-2017 no obedeció a cuestiones pedagógicas puesto que se llevó a cabo sin presentar informes que lo avalasen -o al menos la FAPA nos los ha recibido pese a solicitarlos-, y recuerda que el estudio que sobre el mismo realizó el Consejo Escolar constataba la "descompensación" entre los periodos lectivos.

Así lo dice la federación en un comunicado, tras conocer que la Consejería de Educación ha anunciado que realizará una encuesta sobre el calendario escolar, un asunto que "no se puede dar por zanjado".

FAPA Cantabria considera "positivo" que la Consejería consulte esta cuestión a toda la comunidad educativa, algo que no se había hecho, si bien censura la "falta total de claridad" respecto a cómo se va a desarrollar la consulta y a qué medidas se van a tomar posteriormente. A lo que se suma el hecho de hacerlo "sin contar con las organizaciones del sector educativo", lo que "ha vuelto a generar tensiones en una cuestión que debería de tratarse con sosiego", ha sostenido.

La agrupación recuerda que la aprobación del calendario escolar es competencia "exclusiva" de la Consejería de Educación, por lo que cualquier cambio "debería de estar basado exclusivamente en mejorar la calidad educativa" y no "como parte de una negociación laboral como se ha hecho hasta ahora".

"Y si se quiere alcanzar un acuerdo unánime al respecto, debería de negociarse con toda la comunidad educativa, y no sólo con una parte de los trabajadores implicados", enfatiza.

En este sentido recalca que "no se puede hablar de que el cambio de calendario obedeciese a cuestiones pedagógicas, pues se llevó a cabo sin presentar unos informes que lo avalasen. O, al menos, esos informes no se han hecho llegar a esta federación pese a haberlos solicitado reiteradamente a lo largo de estos casi dos años de implantación (o, más bien, imposición)".

El curso pasado el Consejo Escolar de Cantabria hizo un estudio del nuevo calendarioy emitió un informe que, "en ningún caso" se puede considerar que "supusiese un aval a este cambio", dice la federación.

De hecho, indica FAPA, el informe constataba la carga de deberes y preparación de exámenes que había tenido el alumnado durante los nuevos periodos de descanso, o la descompensación entre los distintos periodos, entre otras cuestiones.

También reflejaba la posibilidad de variar el número de evaluaciones, lo que se ha llevado a cabo eliminando la evaluación que hubiese tenido lugar este mes; una decisión que se ha tomando "nuevamente en un ámbito de negociación laboral en lugar deestudiarse desde un punto de vista pedagógico", denuncia.

Finalmente, FAPA esgrime una medida que sí fue avalada por el Consejo Escolar de Cantabria que es que "el calendario escolar deberá ser acordado con la comunidad educativa y organizarse bajo criterios pedagógicos y de mejora de la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje".

Dicha medida está recogida en el Acuerdo por la Educación de Cantabria que fue aprobado y firmado por todas las organizaciones que forman parte del Consejo, desde profesorado a familias, alumnado, administración, centros educativos, municipios, empresariado, sindicatos, etcétera.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.