La Asociación Profesional de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa) ha presentado este miércoles un Plan integral de protección por el que los vigilantes proponen implantar en Asturias la figura de escolta para las mujeres que hayan sido víctimas de violencia de género.

Con el respaldo de la Asociación Española de Escoltas (ASES), buscan contribuir a paliar y reducir en la medida de lo posible las agresiones y muertes que se están produciendo, "sumando esfuerzos de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, los Juzgados, Tribunales y servicios sociales para la disuasión y prevención de estos delitos". Según han informado en nota de prensa, el objetivo no solo es proporcionar protección frente a agresiones a las víctimas, "sino proporcionar la seguridad y tranquilidad imprescindible para el normal desarrollo de cualquier actividad humana".

La propuesta ha sido remitida a diferentes Asociaciones y Entidades de Mujeres, Abogadas especializadas en Violencia de Género y Expertos Universitarios. Asimismo se ha enviado a la Dirección General de Justicia e Interior del Gobierno del Principado de Asturias para su valoración.

Según los vigilantes, "es evidente que la magnitud del problema justifica que sean llevadas a cabo todas y cada una de las inversiones y esfuerzos necesarios, nada tiene más valor que una vida, y no hay causa más justa que defender al más débil".

En un momento en el que la violencia de género "como patología social" ha alcanzado un grado de habitualidad y cotidianeidad "significativo, llamativo y hasta alarmante", Avispa ha lanzado esta propuesta como un "efecto disuasorio" que lleve al agresor a desistir de sus pretensiones ante la imposibilidad de acometerlas.

"No sólo no descienden la violencia, agresión, maltrato y asesinatos de las víctimas, sino que aumentan, sumando a ello los fallos en cuanto a la aplicación de los protocolos y medidas de protección recogidas en la ley de violencia de género, así como la falta de recursos humanos y técnicos y la escasez de operativos destinados por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Policías Autonómicas y Policías Locales", han lamentado.

Existen, a su juicio, "riesgos que no se cubren, con una clara y directa responsabilidad por parte de la Administración y resto de actores obligados a solucionar, o cuanto menos paliar, los efectos de esta "lacra" y "luctuosa" situación social".

EJEMPLO EN OTRAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

La Asociación ha señalado que "desde hace algún tiempo" Comunidades Autónomas como Valencia, País Vasco y Navarra han comenzado a contratar escoltas privados para velar por la seguridad de las mujeres maltratadas.

La prestación de los servicios profesionales por parte de los Escoltas, mediante la convocatoria de concursos públicos y posterior adjudicación a las empresas de seguridad inscritas en el registro del Ministerio del Interior, "facilitaría el encaje legal, reglamentario y normativo para el desarrollo del proyecto, siempre y cuando las Administraciones implicadas apuesten por el mismo, cada una desde su ámbito competencial".

Los Escoltas Privados, han señalado, "no sólo tienen la capacidad, formación y capacitación de protección y vigilancia en aquellas situaciones donde la Seguridad Pública no pueda o carezca de recursos operativos, sino también la legitimación legal para ejercer tales funciones". "Asturias no tendría por qué ser una excepción cuando los resultados positivos en otras comunidades así lo avalan", han apuntado.

En la propuesta figura que el escolta que pretenda especializarse en este tipo de protección deberá tener una formación multidisciplinar que abarque aspectos relacionados con el conocimiento del maltratador, la psicología de la maltratada, la normativa legal relacionada con este tipo de situaciones y cómo actuar en este tipo de servicios.

Consulta aquí más noticias de Asturias.