Asimismo, han considerado que el retraso en el cobro de las ayudas y las subvenciones prometidas "genera desequilibrios de tesorería que en algunos casos pueden ser letales para las explotaciones agrarias".

Los 'populares' han indicado que la "obligación" de la presidenta de la administración insular es "buscar soluciones a los problemas de los menorquines, no de generarlos con imposiciones y limitaciones inmediatas, como las anunciadas en el alquiler turístico".

"En lugar de poner facilidades, ponemos trabas y eso hace que cada vez sea más difícil mantener una explotación. Si un propietario tiene dificultades para poder mantener su patrimonio, no cabe duda de que está mucho más cerca de desprenderse de él en cuanto tiene ocasión", han añadido.

El PP ha subrayado que la rentabilidad de las explotaciones ha de proceder "forzosamente" del rendimiento de la propia actividad agraria, el cobro en tiempo y forma de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) y los complementos que puedan darse tales como el alquiler, los agroturismos, las tiendas y otro tipo de actividades complementarias.

Por otro lado, el PP ha indicado que no está en contra de la venta de propiedades "como no podía ser de otra manera en un marco de libertad como el que tenemos y de respeto a la propiedad privada".

En este punto, ha señalado que compradores con alto poder adquisitivo "redundan en beneficio de la economía de Menorca". "Pedimos prudencia a la hora de realizar ciertas declaraciones excesivamente simplistas ya que es peligroso asociar comprador extranjero con abandono del campo cuando además no está demostrado que sea así. Hay compradores extranjeros que revitalizan el campo y propietarios que no venden que abandonan el campo", han insistido.