La proposición que defenderá el portavoz de Sí se Puede Valladolid en la Diputación, Héctor Gallego, busca implicar a la Diputación en la creación de espacios de encuentro y reflexión junto a otras organizaciones y entidades sobre las consecuencias de estas instalaciones tanto desde la perspectiva medioambiental como desde la económica.

Asimismo, persigue que la Institución provincial ponga a disposición de los municipios todos sus medios técnicos para que puedan valorar ese impacto.

"La extensión del modelo de macrogranjas implantado en los últimos tiempos tiene importantes efectos tanto en el ámbito mediombiental, por la gran cantidad de agua que requieren para su funcionamiento (lo que podría generar problemas de abastecimiento a la población), así como por la producción de gases de efecto invernadero, además de la generación de toneladas de residuos que junto al creciente empleo de abonos, conllevan la contaminación del agua por nitratos", explica Héctor Gallego, a través de un comunicado recogido por Europa Press.

En lo que al escenario socioeconómico se refiere, Sí se Puede recuerda que los puestos de trabajo que las macrogranjas obligan a crear no compensan el desmantelamiento de las pequeñas y medianas explotaciones tradicionales, que ya se han visto gravemente afectadas en los últimos años por el abandono y la despoblación.

DEGRADACIÓN DE LA ZONA

Asimismo, los residuos y la mayor presencia de insectos y roedores conllevan una degradación de la zona en la que se ubican, lo que en absoluto es compatible con los intentos que desde los municipios se hacen para atraer turismo, añade Sí se Puede.

"En definitiva, producen un deterioro de la calidad de vida de los habitantes de los municipios afectados e impiden un desarrollo rural sostenible que revierta la pérdida de población que sufren hoy muchos de los pueblos de nuestra provincia", incide Gallego.

El pasado 30 de enero el Bocyl publicó la concesión de autorización ambiental para dos proyectos de construcción de explotaciones porcinas intensivas en el término municipal de El Carpio y la semana pasada, en concreto el viernes 9 de febrero, se publicaba la ampliación de otra explotación en San Pablo de la Moraleja.

En los últimos años han aumentado las solicitudes de licencia para la instalación o ampliación de macro-explotaciones de porcino en Castilla y León, donde se ha superado el centenar en los últimos doce meses (diez de ellos en municipios de la provincia de Valladolid).

Consulta aquí más noticias de Valladolid.