En un comunicado, el PP sevillano ha manifestado que "la labor de los concejales populares en el Ayuntamiento de Alcalá ha sido y seguirá siendo la de defender los intereses de los alcalareños, pero desde el respeto a la decisión que hace tres años tomaron al elegir mayoritariamente al partido del actual gobierno municipal", que ejerce su papel en clara minoría, con nueve concejales de un total de 25.

Al respecto, recordemos que después de las elecciones municipales de 2015, las fuerzas de oposición de Alcalá intentaron promover un gobierno alternativo al del PSOE, participando el PP en dichas negociaciones pero desligándose de la maniobra la noche previa a la sesión de investidura.

Desde entonces y hasta ahora, varias de las fuerzas de oposición han promovido diferentes intentos de conformar una alternativa al PSOE, especialmente en el punto de inflexión marcado por la renuncia a la Alcaldía del socialista Antonio Gutiérrrez Limones y la necesaria nueva sesión de investidura, mediante la cual le relevó la también socialista Ana Isabel Jiménez. En aquella sesión, el Grupo popular votó a su propia candidata.

"No vamos a participar en cualquier actuación que pueda generar inestabilidad en el municipio. La prioridad para este partido es clara y no es otra que mejorar la calidad de vida de los vecinos de Alcalá", asevera el PP sevillano, insistiendo en que sus ediles alcalareños van a "seguir trabajando desde la oposición, con propuestas constructivas y de mejora para sacar a Alcalá de la parálisis en la que se encuentra".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.