El juicio por estos hechos se celebrará este próximo miércoles, 14 de febrero, a partir de las 9.30 horas, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, el hombre dejó dos cajas de apósitos en la consulta, pero olvidó que previamente, y para esconder una cantidad de droga que habitualmente vende a consumidores, había sustituido el contenido de una de las cajas por el de una roca de cocaína de cien gramos.

Al abrir la caja y ver el contenido de la misma, el médico dio aviso a la Policía Nacional.

El ministerio público le considera autor de un delito contra la salud pública de sustancias que causan grave daño, por lo que solicita una condena de tres años de prisión y multa de 6.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.