Ana Redondo junto a María Bolaños
Ana Redondo junto a María Bolaños AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

Una serie de conciertos y conferencias servirán para recordar la próxima semana en Valladolid el quinto centenario de las Cortes que se reunieron en la ciudad para que Carlos I jurara los fueros de la Corona de Castilla y fuera jurado como soberano.

Asimismo, el viernes 16 se celebrará en la capilla del Colegio de San Gregorio de la Capital, donde se congregaron los procuradores en 1518, la reunión ordinaria de la Mesa y Junta de Portavoces de las Cortes de Castilla y León, tras lo que se llevará a cabo un acto institucional a las 12.30 horas con representantes sociales e institucionales de Valladolid.

En cuanto a las conferencias, el miércoles 14 a las 20.00 horas el Palacio de Villena acogerá la conferencia 'Carlos V, un rey y nuevas modas llegadas de Flandes en los inicios de la globalización', a cargo del doctor y profesor de Historia e Instituciones Económicas de las Universidad de Valladolid (UVA) Hilario Casado Alonso, mientras que el jueves 15 a la misma hora y en el mismo lugar la doctora en Historia de la UVA y Premio Extraordinario de Doctorado Beatriz Majo Tomé impartirá la charla 'Valladolid recibe al rey Carlos: la villa de la Esgueva en los años precomuneros'. Ambas sesiones tendrán entrada libre hasta completar el aforo.

Por su parte, el viernes 16 a las 20.30 la capilla del Colegio de San Gregorio será el lugar donde el grupo portugués de música antigua Sete Lágrimas ofrecerá el concierto 'Diáspora. Música en la era de los descubrimientos'.

El sábado 17 a la misma hora se ofrecerá una nueva sesión de este concierto, mientras que Íñigo de Peque ofrecerá un recital de órgano titulado 'El paisaje sonoro en tiempos del emperador Carlos' el domingo 18 a las 12.30 horas, ambos en la capilla. La entrada a todos los conciertos es gratuita previa recogida de invitación en la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Escultura.

PROPUESTA DEL PLENO

El Ayuntamiento de Valladolid ha puesto en marcha este programa conmemorativo con el apoyo del Museo Nacional de Escultura -cuya sede ocupa el lugar donde se celebró el juramento de Carlos I- y las Cortes de Castilla y León, a iniciativa de una propuesta del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Pleno el pasado mes de julio.

La presentación de estos eventos se ha realizado este jueves en el Salón de Recepciones del Consistorio y ha contado con la presencia, entre otras personas, de la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo; la portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, y la directora del Museo Nacional de Escultura, María Bolaños.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Bolaños ha situado esta celebración en el Año Europeo del Patrimonio Cultural, sobre lo que ha destacado el carácter "claramente europeo" del acontecimiento histórico que inició el reinado del futuro emperador Carlos V, marcado por su "vocación universal".

En este sentido, ha abogado por "tener presente" el "peso histórico" de Valladolid, una ciudad que en 1518 era "una de las principales de Europa", sede de un "movimiento reformista" en lo religioso, con una "burguesía intelectual y un florecimiento urbanístico" que la situaba como una "urbe moderna" en un país por entonces "entre los más urbanizados" del viejo continente.

Asimismo, ha defendido la importancia del Colegio de San Gregorio -"última novedad arquitectónica por aquel entonces"- en los cambios intelectuales de la época, por lo que lo ha considerado "un laboratorio espiritual" de lo que sería la España del siglo XVI "con sus luces y sus sombras", entre lo que ha mencionado la Contrarreforma, el erasmismo o el humanismo cristiano.

También Ana Redondo ha destacado la importancia histórica de este acontecimiento, mientras que Pilar Vicente se ha mostrado satisfecha por la conmemoración y ha apuntado al eco que esta conmemoración puede tener en el turismo de la ciudad.

LAS CORTES DE 1518

Tras la muerte de Fernando el Católico en 1516 y ante la incapacidad de la reina Juana para hacerse cargo de la corona, Carlos debía convertirse en soberano, pero antes de que las Cortes confirmarán esta decisión, el joven Habsburgo decidió proclamarse monarca de las coronas de Castilla y Aragón de forma unilateral desde los Países Bajos, lo que provocó quejas y protestas tanto en la península ibérica como en los territorios aragoneses en Italia, hasta el punto de que en Sicilia estalló una revuelta que obligó a intervenir al virrey de Nápoles, Ramón de Cardona, para pacificar la situación.

En el otoño de 1517 Carlos desembarcó en la costa asturiana para dirigirse a Castilla y ser proclamado como poseedor de la corona, a pesar de que apenas sabía hablar la lengua de sus súbditos, lengua que, paradójicamente, sería una de sus predilectas en su madurez. Tras un largo peregrinar por el reino, el futuro emperador llegó a Valladolid, donde se celebrarían las Cortes.

Previamente, Carlos había visitado a su madre, Juana I, en Tordesillas (Valladolid) y se había reunido en Mojados (Valladolid) con su hermano Fernando, al que hasta ese momento no conocía en persona, pues mientras él nació en Gante y permaneció allí para educarse por voluntad de su padre, Felipe el Hermoso, su hermano nació en Alcalá de Henares (Madrid) y su abuelo, Fernando el Católico, se impuso en su pretensión de que se criara en Castilla.

No llegó a reunirse, en cambio, con el regente del reino tras la muerte del rey católico, el cardenal Cisneros, quien falleció antes de poder advertir al joven monarca, como pretendía, de que respetara los usos de Castilla para evitar inestabilidades internas, pero que se topó con las reticencias de los asesores flamencos de Carlos, los cuales recelaban de la influencia que el purpurado pudiera ejercer sobre su señor.

El 14 de diciembre de 1517 se convocaron formalmente las Cortes, cuyos miembros se reunieron el 2 de febrero de 1518 en el Colegio de San Gregorio, junto al monasterio de San Pablo, con las protestas del procurador burgalés Zumel por el nombramiento de Le Sauvage, un extranjero, como presidente de las Cortes.

JURAMENTO DE CARLOS

Posteriormente, el domingo 7 de febrero de 1518 Carlos compareció ante las Cortes para jurar los fueros de la corona castellana, mientras que el martes 9 estas Cortes lo juraron a él como rey, título que debería compartir con su madre, la legítima soberana aunque incapacitada, mientras ésta viviera.

Por su parte, los diputados dirigieron 88 peticiones al rey, entre las cuales figuraban que no se otorgasen cargos públicos, dignidades eclesiásticas ni cartas de naturaleza a extranjeros; la prohibición de extraer metales preciosos, monedas y caballos de Castilla; un trato más respetuoso para la reina Juana, y que no se enajenase ninguna tierra del patrimonio real.

A pesar de estos acuerdos, la candidatura imperial de Carlos tras la muerte de su abuelo Maximiliano de Austria provocó nuevos incidentes en Castilla, que rechazaba contribuir económicamente a la causa, lo cual se agravó con su marcha a Alemania una vez elegido sucesor de Carlomagno, hasta desembocar en la revuelta y guerra de las Comunidades que concluyó con la derrota de los líderes comuneros en la Batalla de Villalar (Valladolid), el 23 de abril de 1521.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.