Una ducha
Una mujer en una ducha. GTRES

La Fiscalía del Principado de Asturias ha solicitado la condena de un varón acusado de provocar graves quemaduras a un niño de cuatro años al ducharlo con agua a altísima temperatura en Oviedo. El Ministerio Fiscal pide para él 2 años de prisión y 5 de alejamiento, además de una indemnización por las lesiones y secuelas.

El Fiscal sostiene que el acusado incumplió las mínimas normas de cuidado y no comprobó la temperatura mojando reiteradamente con la ducha distintas partes del cuerpo del menor.

"Una vez que el menor se encontraba desnudo en la bañera, el acusado, incumpliendo las más mínimas normas de cuidado, sin comprobar la temperatura del agua aún a sabiendas de que era frecuente que saliera excesivamente caliente, abrió el grifo y apuntó con la ducha de forma reiterada al cuerpo del niño, tanto por su espalda y glúteos como por el tórax", ha señalado la Fiscalía.

El niño sufrió quemaduras de 2º grado intermedio en cara anterior del tórax y abdomen, de segundo grado intermedio en espalda y parte superior de región glútea, de 2º grado superficial en parte superior de muslo izquierdo y de 1º grado en región púbica y genital.

Según ha señalado la Fiscalía, el menor tardó en curar 140 días, de los que 42 fueron hospitalarios. Le quedaron varias cicatrices que le obligarán a llevar protección solar siempre -tendrá que ir con camiseta gruesa sin exposición al sol- y deben ser hidratadas. El médico forense ha calificado el perjuicio estético sufrido de "muy importante".

Consulta aquí más noticias de Asturias.