Según sostiene el Ministerio Fiscal sobre las 18.30 horas del 4 de noviembre de 2015, el acusado -junto con otro individuo no identificado- se dirigió a un estanco de la calle San Lázaro de Oviedo. Ambos, tras cubrirse la cabeza con las capuchas de las sudaderas, que les tapaban prácticamente el rostro, esgrimieron sendos cuchillos de grandes dimensiones, manifestando a las empleadas: "Esto es un atraco, darme todo el dinero". Éstas, ante el temor de sufrir un mal mayor, les entregaron el dinero de la caja, que ascendía a 510 euros. Los dos hombres se dieron inmediatamente a la fuga.

El estanco estaba asegurado en la compañía Caser, que abonó al propietario los 510 euros sustraídos y este ha renunciado a la indemnización que pudiera corresponderle por estos hechos.

Por otra parte, en la madrugada del 12 de noviembre de 2015, el acusado se apoderó de un vehículo que estaba estacionado en la calle General Elorza de Trubia. Para ello violentó la puerta del copiloto, así como la carcasa que cubre el sistema de encendido, poniéndolo en marcha tras hacer un puente eléctrico. Circuló con él hasta Oviedo y, en concreto, hasta la Corredoria.

Previamente el acusado se apoderó de diversos efectos que se encontraban en el interior del vehículo, como la documentación, una rueda, gato hidráulico, la llave de rueda, una caja de herramientas, las cuatro alfombrillas, el altavoz derecho trasero del vehículo y un parasol, efectos como valor no ha sido tasado, aunque se estima en principio superior a los 400 euros. El acusado los ocultó o depositó en lugar desconocido.

Sobre las 9.00 horas del 12 de noviembre de 2015, el acusado, tras estacionar el vehículo antes mencionado en las inmediaciones de un estanco en La Corredoria, Oviedo, se dirigió al loca tras cubrirse la cabeza con la capucha de la sudadera, tapando prácticamente el rostro, en tono agresivo se dirigió a las empleadas gritando: "Todos quietos, que nadie se mueva, la pasta de la caja". Al tiempo esgrimió un cuchillo de grandes dimensiones y golpeó los objetos del mostrador, llegando a romper un monitor de publicidad, que fue tasado en 100 euros. Se apoderó además de unos 350 euros, dándose a la fuga en el coche robado.

El acusado condujo el vehículo por diversas calles de Oviedo a gran velocidad y, al llegar al cruce con la calle Torrecerredo, cuando circulaba por la calle Santiago de Compostela, invadió el carril de sentido contrario, provocando que los vehículos que estaban en ese carril tuvieran que salirse de la vía. El acusado siguió la marcha hacia la calle Pedro Caravia, circulando en dirección contraria y colisionando con otro vehículo. Ahí el acusado no pudo continuar porque un autobús de transporte escolar le bloqueó el paso, por lo que abandonó el coche, dejando el motor en marcha y dirigiéndose a pie hacia la pista Finlandesa.

Sobre las 12 horas del día 16 de noviembre de 2015, el acusado se dirigió a una farmacia en Las Caldas-Oviedo, accediendo a la misma tras cubrirse con la capucha de la sudadera, que le tapaba prácticamente el rostro. Esgrimiendo un cuchillo le exigió que le diera el dinero de la caja, la farmaceútica, ante el temor de sufrir un mal mayor, le entregó 462,59 euros. El acusado se dio a la fuga en un vehículo Citroen ZX, de color oscuro.

El acusado ha sido condenado por sentencias anteriores por un delito de hurto o robo y otro de blanqueo de los productos del delito; otras tres todas ellas por delito de robo con fuerza en las cosas; otra más por delito de hurto; otra por delito de amenazas condicionales; dos sentencias más por delito de resistencia o desobediencia.

Los Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de tres delitos de robo con intimidación en local abierto al público con uso de armas; un delito de robo de uso de vehículo a motor; un delito de hurto y un delito de conducción temeraria.

Concurre la circunstancia agravante de disfraz respecto de los delitos de robo con intimidación y la de reincidencia respecto de los delitos de robo con intimidación, de robo de uso de vehículo y de hurto.

Por ello solicita que se condene al acusado a un total de 17 años y 3 meses de prisión, trabajos en beneficio de la comunidad durante de 90 días y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante 2 años.

Consulta aquí más noticias de Asturias.