La nueva valla metálica, según el Ayuntamiento, tiene como fin "preservar el edificio de actos vandálicos y evitar intrusismos mientras el equipamiento permanezca cerrado". Con respecto a los desperfectos producidos recientemente por vandalismo en la fachada del nuevo equipamiento, la Gerencia de Urbanismo ha solicitado a la constructora que proceda a la reparación de éstos, "al encontrarse aún la obra en periodo de garantías", según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

El cerramiento, con un inversión de 85.576 euros y un plazo de instalación de seis semanas, se realizará en el perímetro de la parcela y en las puertas de acceso.

Dicha instalación supone la culminación del proyecto constructivo, pese a tratarse de unas obras independientes de las de construcción del centro cultural en sí, que el pasado enero abrió definitivamente sus puertas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.