L’otru día merqué una xarra llechera d’eses bones y barates que vienen sirviendo más que nada pa poner l’agua a esfrecer. El dueñu de la tienda díxome qu’amás del euro que valía, diba tener que pagar 12 céntimos más en custión de canon lacteu. Abluqué. Sí, los ganaderos en collaboración col gobiernu asignaren un impuestu a tola cacía que nun momentu dau valiera pa tresportar ilícitamente lleche dende los depósitos a les cocines.

Asina que como los vasos, les cuyares y los cazos tamién teníen un coste añedíu, acabé llevando la xarra, que ye lo que más volume soporta. Escocíu entá por sentime presuntu lladrón ensin que naide me preguntara primero, decidí que diba saca-y rendimientu al agraviu, conque pasé la nueche de los tanques a casa, llevando llitros y llitros que fui metiendo en potes.

Un vecín que me vio alvirtióme que nun tenía por qué enfadame, que’l canon yera pa que los ganaderos cobraren dos veces. Y claro, yo retruqué en plan de coña qu’eso mesmo podíen facelo hasta los músicos, si nos mandaren pagar los discos en blanco. Ocurrencies...