Entre las reclamaciones que Muñiz llevará al pleno se encuentran la reparación de la tubería que atraviesa el campo, que "está tupida y el agua emerge inundando el campo de arena y llevándose o moviendo gran parte de la misma, provocando que se encuentre en malas condiciones para su uso, debido a la irregularidad de la distribución de la arena lo que hace que, en determinadas zonas, la altura del campo oscile en torno a algo más de 10 centímetros, lo cual ha llegado a ser, incluso, causa de alguna lesión en los jugadores".

Tal y como le trasladaron directivos del club Rayo Villalegre existen problemas con el cercado del campo, "que en numerosos puntos no alcanza la altura suficiente para evitar que los balones se salgan del terreno y se pierdan en los alrededores". Las estimaciones son que a lo largo del año se pierde material deportivo por valor de unos 600 euros por ese motivo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.