La Policía acaba de desarticular una banda de rumanos especializada en este tipo de hurtos. En lo que va de año, la Policía Nacional de Asturias ya ha detenido a 36 personas que se dedicaban a robar cobre en las obras para, posteriormente, venderlo en el mercado negro. Además, se han investigado 85 asuntos relacionados con este negocio ilícito.

Las últimas detenciones se llevaron a cabo el pasado día 17, cuando la Policía desarticuló una banda especializada en el robo de cobre. El grupo, formado por cinco personas de nacionalidad rumana, había actuado en obras de Oviedo, Gijón, Avilés, Langreo y Mieres.

Para acceder a las obras sin llamar la atención, los miembros de este grupo se vestían con ropa similar a la utilizada por los trabajadores. El alto precio que el cobre ha alcanzado en el mercado (ronda los 6.000 1 la tonelada) ha provocado un aumento en los robos de este material. Para poner remedio a esta situación, la Policía puso a principios de año un dispositivo especial.